Kayla Mueller
Imagen de Kayla Mueller de mayo de 2013, poco antes de ser secuestrada por Estado Islámico. GTRES

El Departamento de Justicia de EE UU presentó este lunes cargos contra la esposa de un alto líder Estado Islámico por su papel en la "conspiración" que llevó a la muerte de la cooperante estadounidense Kayla Mueller, muerta a manos del grupo terrorista en Siria hace un año.

Nisreen Assad Ibrahim Bahar, conocida como Umm Sayyaf, tiene 25 años, es ciudadana iraquí y estuvo casada con Abu Sayyaf, un líder de alto rango dentro del Estado Islámico que murió el pasado año.

Abu Sayyaf, de nacionalidad tunecina, era considerado el "emir" del petróleo y el gas del Estado Islámic

Abu Sayyaf, de nacionalidad tunecina, era considerado el "emir" del petróleo y el gas del Estado Islámico, y supervisó las ventas de combustibles fósiles ilícitas del grupo terrorista para financiar su maquinaria de guerra, según el Departamento de Justicia.

Mueller, de 26 años y originaria de Prescott (Arizona), se trasladó a Siria para trabajar en labores humanitarias, hasta que fue secuestrada en la ciudad de Alepo y pasó hasta 17 meses como rehén junto a otros occidentales.

En el otoño de 2014, fue seleccionada personalmente por el jefe del Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, para ser su rehén personal, periodo en el que incluso fue violada en repetidas ocasiones, según ha detallado la familia de la joven.

El Departamento de Justicia alegó que Umm Sayyaf ha admitido al Buró Federal de Investigaciones (FBI) que Mueller era "propiedad" de Al Baghdadi y que durante ese periodo la cooperante estuvo retenida en la residencia de los Sayyaf, donde el líder del Estado Islámico la visitaba.

"Los cargos presentados alegan que Umm Sayyaf y otros conspiraron para proveer apoyo material al Estado Islámico y que esta conspiración resultó en la muerte de Kayla Jean Mueller", dijo el asistente del Fiscal General de EE UU para Seguridad Nacional, John Carlin en un comunicado.

"Sayyaf está actualmente bajo custodia iraquí por sus actividades relacionadas con el terrorismo. Apoyamos plenamente el enjuiciamiento iraquí de Sayyaf y continuaremos trabajando con las autoridades de ese país para perseguir nuestro objetivo común de hacer responsable a Sayyaf por sus crímenes", agregó Carlin.