El delegado del Gobierno en Ceuta, Jenaro García-Arreciado, ha destacado este lunes la dificultad existente para devolver a los menores marroquíes que acceden ilegalmente a la ciudad a su país de origen, por lo que más de un centenar de estos niños permanecen actualmente en Ceuta después de cruzar ilegalmente la frontera.

Las relaciones con Marruecos no permiten que se tramiten (...) los documentos para la repatriación

En declaraciones a los periodistas, el representante gubernamental ha reconocido que el principal problema migratorio actual de la ciudad es el capítulo de los menores no acompañados, la mayoría de los cuales permanecen en el centro de acogida de La Esperanza.

Jenaro García-Arreciado ha afirmado que "las relaciones con Marruecos no permiten que se tramiten a través del consulado de Algeciras (Cádiz) los documentos para la repatriación de esos chicos, que, en la mayoría de los casos no pertenecen ni a familias desestructuradas ni humildes, simplemente han decidido que se críen en Ceuta".

El delegado del Gobierno ha reconocido que "siendo una competencia de la Ciudad, se financia casi en su totalidad, ya que las competencias tienen sus ventajas y sus inconvenientes".

Ha destacado que el Gobierno de la Nación "ha financiado con un millón más y sirve para sufragar ese gasto" de atención a estos menores marroquíes y dijo que la reunión celebrada el pasado mes en Toledo "es un paso más dentro de un proceso que necesita más pasos".