El Consistorio logroñés adquirió un déficit no financiero de 33 millones de euros el pasado año y un sobrecoste de entre nueve y doce millones de euros en 2007 "sólo en materia de obras", según dio a conocer hoy el concejal de Economía y Hacienda, Vicente Urquía.

El edil advirtió de que la herencia del equipo de gobierno popular en el Ayuntamiento "es un déficit presupuestario, no financiero, de más de 33 millones de euros".

Urquía anunció que el nuevo equipo de gobierno local elaborará en septiembre el plan económico financiero que debía haber presentado el anterior gobierno en el mes de mayo "para corregir ese déficit y restaurar la estabilidad presupuestaria".

Este retraso, alertó, "impide que el Banco de España nos otorgue un préstamo para cualquier actuación necesaria de aquí al final de año".

Dinero comprometido

Actualmente "hay dinero en el Ayuntamiento", aseguró, pero mucho de este dinero "está comprometido", para el soterramiento del tren o para obras que están haciéndose pero que requerirán de una serie de intervenciones posteriores, detalló.

El edil hizo referencia a que las últimas obras que se han realizado o están realizándose, entre las que se encuentran las de las Escuelas Trevijano y las instalaciones deportivas de La Rivera, Lobete, Valdegastea y Pradoviejo, van a suponer un incremento de seis millones en el presupuesto.

Además, previó que la empresa adjudicataria de los aparcamientos de Gran Vía demandará al Consistorio unos tres millones de euros, al igual que ya ha pasado con los de Jorge Vigón. Por otro lado, Urquía añadió que los ingresos del parque digital, contabilizados por el equipo anterior, no entrarán hasta 2008.

Mala gestión

Este déficit es "resultado de una mala planificación, de prisas electorales"

Este déficit, señaló, es "resultado de una mala planificación, de prisas electorales, de la falta de seguimiento de los proyectos y de la incapacidad y mala gestión del gobierno anterior".

"El Partido Popular estaba trabajando con una rapidez electoral de castillos en el aire que luego van a pagar los ciudadanos", lamentó. Este año, indicó, "los gastos se han ido de presupuesto, y en cambio, los ingresos no han sido como se esperaban".

"Esto es muy difícil de corregir ahora en seis meses", afirmó, por lo que es probable que también haya un desvío del presupuesto del 2007, expuso.

Urquía se comprometió a intentar arreglar esta situación y adelantó que comenzarán por controlar y reducir el gasto del Ayuntamiento en telefonía, alquileres y gastos de representación, "que con los anteriores concejales fue excesivo".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE LOGROÑO