El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció hoy que la capital contará con ocho bibliotecas más en el centro y en algunos de los nuevos desarrollos y que llevará a las calles, plazas y parques de la ciudad el modelo del Bibliometro con la denominada "BiblioRed".

Igual que Esperanza Aguirre

Si el pasado día 1 la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, se comprometió a construir ocho nuevas bibliotecas en los próximos años, hoy el alcalde de la capital anunció la apertura de otras tantas y además concretó su localización: la antigua Casa de Fieras del Retiro, la de Iván de Vargas, Latina, Carabanchel, Conde Duque, San Antón y los nuevos barrios de Montecarmelo y Las Tablas.

La BiblioRed llevará los libros a los parques, plazas, centros culturales y espacios públicos de Madrid

Adelantó además la creación de una gran Biblioteca de Madrid, de la que dijo que "será centro de referencia del libro y la lectura", y la puesta en marcha de una BiblioRed, comprometida en su programa electoral, que, siguiendo el sistema del Bibliometro, llevará los libros a los parques, plazas, centros culturales y espacios públicos de Madrid en los nuevos desarrollos y en los barrios que más lo necesiten.

Ruiz-Gallardón hizo estos anuncios durante una visita, junto a la delegada de Las Artes, Alicia Moreno, a la Biblioteca Histórica de Madrid, cuyos 173.000 volúmenes catalogados, de los 200.000 que reúne, ocupan los sótanos bajo los patios del espacio cultural de Conde Duque.

Archivo de la Biblioteca Histórica

Junto a miles de libros contemporáneos, muchos de ellos dedicados a Madrid, la Biblioteca Histórica guarda joyas bibliográficas como los 23 autos sacramentales autógrafos de Calderón de la Barca, con tachaduras del propio autor, o un incunable mudéjar del siglo XVI de la Política de Aristóteles.

El Ayuntamiento ha invertido en los últimos años 200.000 euros en esta biblioteca dedicada a la memoria de Madrid, fundada en 1876 a partir del fondo que empezó a formarse por orden del Consejo de Castilla un siglo antes y que ha conocido a directores como Mesonero Romanos o Manuel Machado.

La superficie se ha duplicado, al pasar de 400 a 877 metros cuadrados, y los puestos de lectura e investigación se han incrementado de 18 a 26.