El asesino amnésico Jason Bourne está de vuelta, y esta vez ha apartado a Homer Simpson de su camino para convertirse en el estreno con más éxito durante un mes de agosto en la taquilla norteamericana.

El ultimátum de Bourne, la tercera cinta de la saga de espionaje protagonizada por Matt Damon que llegará el próximo 14 de agosto a nuestras pantallas, recaudó unos 51 millones de euros en su primer fin de semana, y se colocó a la cabeza de la taquilla de Estados Unidos y Canadá.

La última película sobre Bourne marca el mejor estreno registrado durante un mes de agosto
La cifra superó con creces el debut de las dos primeras películas de la serie de Universal Pictures.

A modo de comparación, El caso Bourne llegó al segundo lugar de la taquilla en junio de 2002, con unos 19,70 millones de euros recaudados en taquilla, y El mito de Bourne lideró la lista de las películas más vistas el fin de semana del 1 de julio de 2005, al recaudar 38 millones de euros.

Ambas cintas reunieron en total cerca de 351,90 millones de euros.

La última película sobre Bourne marca el mejor estreno registrado durante un mes de agosto, y supera los 48,90 millones de euros que alcanzó Hora punta 2 durante el primer fin de semana de agosto de 2001.

Mientras tanto, el campeón de la taquilla de la semana pasada, Los Simpson: La película, una versión más larga del programa televisivo de dibujos animados, cayó al segundo lugar y recaudó 18,6 millones de euros en las taquillas de Estados Unidos y Canadá.

La semana pasada la fiebre amarilla de los Simpsons reventaba las recaudaciones de todo el mundo: solo en EEUU y Canadá alcanzó los 51 millones de euros, mientras que la suma global de la taquilla internacional superaba los 125 millones de euros.

De ratones y de Homer

Y mientras, en España ras el taquillazo dado por Los Simpsons la semana anterior en su primer fin de semana en carteleta, otra película de animación encabeza ahora el ránking de nuestra recaudación. Ratatouille desplaza a la familia amarilla televisiva, aunque por los pelos y con unas cifras más bajas.