El IV Encuentro Diocesano de la Acción conjunta contra el Paro ha finalizado este sábado con la economía de inclusión como eje central siendo esta "una alternativa real a un sistema económico que mata, excluye y se olvida de la dignidad de la persona".

En un comunicado, Cáritas Diocesana de Sevilla ha indicado que 'Vivir la misericordia, construir la justicia. El reto de una economía inclusiva' ha sido el lema bajo el que se ha celebrado este cuarto encuentro diocesano, que da continuidad al proyecto de lucha contra el paro que varias delegaciones e instituciones diocesanas iniciaron de forma conjunta en 2015, y que seguirá siendo este curso "prioridad pastoral de la Archidiócesis de Sevilla".

Desde este punto de vista, durante la tarde del viernes, el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, ha impartido la ponencia 'La economía solidaria al servicio de la transformación social', en el que aseguraba que la economía solidaria "no tiene que ser un fin, sino un camino para la transformación social. No podemos olvidarnos de que la dignidad de la persona es lo primero".

Sebastián hizo un claro llamamiento al cambio que, a su juicio, "comienza por la opción de vida de la propia persona para poder incidir en una sociedad que puede hacer las cosas de otra forma". En base a esto, marcaba tres pautas para acceder a la práctica de la economía solidaria, que son "vivir en el mundo que nos ha tocado sin huir de él, saber encontrar oportunidades e iniciar pequeños proyectos que, desde lo pequeño, comiencen a cambiar el mundo".

Mora exhortó a la comunidad cristiana a vivir de una forma "práctica y coherente" desde el respeto a los grandes principios de la Doctrina Social de la Iglesia, como el del bien común, el de la subsidiariedad o la solidaridad. "Existe un ciclo económico completo que permita una ganancia ética y digna especialmente para los más pobres, existe y es posible desde la economía solidaria", concluyó.

Por otra parte, en la mañana de este sábado los participantes han conocido, a través de una mesa de experiencias, varios proyectos reales de economía de inclusión que algunas organizaciones han iniciado y ya están desarrollando actualmente en nuestro círculo más cercano. Entre ellas, se mostró el ejemplo de Bioalverde S.L. Una empresa de inclusión que Cáritas Diocesana de Sevilla ha impulsado en el último año y que forma y proporciona experiencia laboral a personas en riesgo de exclusión mediante la gestión de un huerto ecológico.

Igualmente, se presentó una experiencia de moneda social puesta en marcha en la barriada de la Oliva, al igual que una cooperativa, Servicoop, nacida del impulso de la Asociación Nazarena de desempleados mayores de 40 años (Andyca-40) con el apoyo de la Fundación Cardenal Spínola de lucha contra el paro.

Una vez más, el encuentro diocesano de la Acción Conjunta contra el Paro ha creado un espacio de "reflexión, oración y llamamiento" a toda la comunidad cristiana y a la sociedad en general, a la práctica de una economía solidaria que tenga en el centro a la persona y su dignidad y sea capaz de romper con un sistema que "tiraniza y excluye a todo aquel que no proporcione una rentabilidad económica".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.