RSF, Pekín
Una imagen del cartel de Reporteros sin fronteras para protestar contra la falta de libertad en China. ARCHIVO

El presidente de Reporteros sin Fronteras (RSF), el español Fernando Castelló, y el secretario general, Robert Menard, han realizado una insólita protesta ante una de las sedes de los JJOO de Pekín 2008, en la que han pedido la liberación de los 32 periodistas y ciberdisidentes encarcelados en China.

Los representantes de RSF, que han viajado de incógnito a Pekín, han portado carteles en los que, en lugar de los cinco anillos olímpicos, aparecen cinco esposas policiales, como símbolo de la represión y la falta de libertad de prensa que se viven en el país asiático.

Castelló ha declarado que realizaron la protesta con fuertes temores a que la policía interviniera. Algo que no sucedió ya que, debido a la intensa lluvia, el acto no se llevó a cabo en la calle, como estaba previsto, sino en el interior de la torre olímpica, una de los centros de prensa para los JJOO.

Por su parte, Menard ha indicado que RSF "no está en contra del deporte ni de los Juegos Olímpicos" pero, señaló, "Pekín está incumpliendo las promesas de aperturismo en materia de libertad de prensa que lanzó a la comunidad internacional el mismo día en que fue elegida sede en julio de 2001".

Los Juegos no han traído mejoras, sino mayor represión

A principios de este año, representantes de RSF mantuvieron una reunión formal con responsables del Gobierno chino en el que, según la organización, Pekín prometió liberar a algunos ciberdisidentes y periodistas encarcelados a cambio de que el grupo, con sede en París, abandonara toda petición de boicot de la cita deportiva.

A un año de los JJOO (que comienzan el 8 de agosto de 2008), los grupos de derechos humanos internacionales (Amnistía Internacional, RSF, Human Rights Watch) han recordado que los Juegos no han traído mejoras, sino mayor represión en materia de religión, opinión política y reivindicaciones de pueblos como tibetanos y uigures.