Celia Mayer
La delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, atiende a los medios de comunicación este sábado en la sede del consistorio, donde ha anunciado que el Ayuntamiento ha ordenado "con carácter inmediato" el cese de la relación contractual con el director artístico que realizó la programación del carnaval de la capital, después de los contenidos "inapropiados" que se vieron el viernes por la tarde en un espectáculo infantil de títeres EFE

La compañía Títeres desde Abajo, cuyos integrantes fueron detenidos este viernes acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo, había sido contratada para dos representaciones en horario infantil con una retribución de 1.000 euros dentro de la programación del Carnaval de Madrid.

Así lo ha explicado este sábado la delegada de Cultura y Deporte del Ayuntamiento, Celia Mayer, tras anunciar que ha ordenado el cese de la relación contractual con la dirección artística que diseñó la programación del carnaval después de los contenidos "inapropiados" que se vieron este viernes por la tarde en un espectáculo infantil de títeres.

Celia Mayer ha especificado que dado que esa dirección artística tenía el encargo de elaborar la programación del carnaval, "la responsabilidad sobre los contenidos" recaía en ella.

Ha resaltado que los programadores conocían la sinopsis de la pieza de títeres, pero no su contenido exacto, cuando "era su responsabilidad haberlo conocido", y por eso se ha tomado la decisión de cesar la relación contractual con esta dirección artística, compuesta por dos personas.

"Una de ellas fue escogida por su experiencia en el trabajo con los agentes sociales y culturales del distrito de Tetuán; fue esa persona la que seleccionó las actividades, entre ellas la obra de títeres, que no había sido representada en el momento de la selección y que escogió en base a una sinopsis. La retribución acordada con esta persona por las labores desarrolladas era de 5.600 euros", ha especificado.

Y la segunda persona era la encargada de la coordinación artística del carnaval por la empresa municipal Madrid Destino en el marco de una encomienda por un valor máximo de 18.000 euros.

Por su parte, la compañía de títeres "había sido encargada de dos representaciones en horario infantil con una retribución prevista de 1.000 euros".

La delegada de Cultura ha asegurado que la denuncia que presentó este viernes ella misma junto con una responsable de la empresa municipal Madrid Destino se refiere a que "en el curso de la actuación se han escenificado actos ofensivos y lesivos para la sensibilidad, especialmente atendiendo a la edad del público".

Se considera, por tanto, que se incumplieron las condiciones por las que la compañía había sido encargada de la representación.

Consulta aquí más noticias de Madrid.