Tailandia
El general de la Policía Panya Mamen (izq), jefe de la investigación criminal, y el portavoz policial Dechnarong Suticharnbancha (dcha) muestran fotos de un ciudadano español, identificado por varios medios tailandeses como Artur Segarra, uno de los principales sospechosos junto a un italiano del asesinato del ejecutivo español David Bernat. EFE

La policía tailandesa interrogó este sábado a la novia de Artur Segarra, el principal sospechoso por el asesinato del ejecutivo David Bernat, después de que la pareja fuera vista el viernes en una provincia nororiental fronteriza con Camboya.

El jefe de la policía de Surín, Yossawat Ngamsanga, confirmó que las autoridades tomaron declaración a la tailandesa, identificada como Pritsana, quien, según otro portavoz policial, pasará la noche bajo custodia sin cargos para ayudar a recabar más datos sobre el crimen.

En cuanto a Segarra, de nacionalidad española, permanece huido, en un caso en el que, según las primeras investigaciones policiales, apuntan a un secuestro con extorsión y asesinato.

Las autoridades difundieron el viernes varias fotografías de Segarra tomadas por inmigración en algunos puestos de entrada al país. Según la declaración de Pritsana, que recogen medios locales, el español huyó en motocicleta la pasada noche cuando, mientras ambos cenaban en un karaoke de la ciudad, fue identificado por un grupo de camareros.

Pritsana, de 22 años, y Segarra, de 37, natural de Cataluña, habían sido captados por varias cámaras de seguridad retirando efectivo en varios cajeros de la capital tailandesa y la ciudad de Ayutthaya, al norte de Bangkok.

El crimen

Las primera partes del cuerpo desmembrado de David Bernat, un ejecutivo catalán desaparecido en Tailandia hace unas semanas, fueron halladas el pasado sábado en el río Chao Phraya, que atraviesa Bangkok, y desde entonces han aparecido diseminados más trozos del cadáver en el agua.

Bernat, de unos 40 años y natural de la provincia de Lérida, fue visto por última vez con vida el 20 de enero cuando salía de un apartamento en la capital en compañía de otro occidental.

La Policía tailandesa, tras cotejar información y pruebas con la embajada de España en Bangkok, detalló el jueves que los datos del desaparecido coincidían con los del cadáver encontrado. Las pruebas forenses apuntan a que Bernat pereció por asfixia entre el 25 y el 27 de enero.

El general de la Policía Panya Mamen, jefe de la investigación criminal, apuntó el viernes que Artur Segarra, quien conocía a la víctima, está "involucrado en alguna etapa del asesinato o quizás en todas", durante una entrevista.

Las pruebas forenses apuntan a que Bernat pereció por asfixia entre el 25 y el 27 de eneroA pesar de las investigaciones las autoridades aún no han emitido una orden de arresto contra Segarra por supuesto asesinato, aunque sí podría ser detenido por infringir las leyes de inmigración al permanecer en el país con un visado caducado desde mediados de diciembre.

Pritsana, quien asegura llevaba seis meses saliendo con el sospechoso, indicó que desconocía la acusación criminal contra su novio, con quien desde el 31 de enero viajaba por el país en una motocicleta roja de la marca Honda.

La mañana del sábado, los oficiales encontraron este vehículo abandonado entre matorrales en un lugar cercano a la frontera con Camboya.

"Es posible que Artur esté todavía en Tailandia y permanezca escondido por la zona (donde fue visto por última vez). No tenemos notificación de su salida del país", apuntó en conversación telefónica un portavoz del grupo que lleva el caso.

El móvil del crimen

El móvil del macabro crimen apunta hacia un secuestro y extorsión con el objetivo de lograr acceso a las cuentas bancarias de la víctima.

La Policía ha detectado "movimientos de grandes cantidades de dinero" desde las cuentas corrientes en Singapur del español asesinado hacia entidades bancarias en España y Tailandia, entre las que se podría encontrar la cuenta de Artur Segarra.

La víctima fue retenida en algún lugar y "obligada a hacer transferencias" de dinero antes de que lo mataran, según relató la Policía.

"Cuando ya no tenía (dinero) o no era de utilidad, lo movieron de lugar para matarlo y desmembrarlo, probablemente, en otro emplazamiento. Más tarde tiraron el cuerpo al agua para borrar las evidencias", desarrolló el policía que lidera la investigación

La Policía cree que "hay muchas personas involucradas" en el asesinato, entre extranjeros y, posiblemente, locales.