Bush invita a montar en su carro de golf a Karzai, ayer, en Camp David
Bush invita a montar en su carro de golf a Karzai, ayer, en Camp David. (EFE)

El presidente de EEUU, George W. Bush, inició hoy una reunión "de estrategia" de dos días con su colega de Afganistán, Hamid Karzai, para encontrar la manera de responder al resurgir de los talibanes, que ha provocado los mayores enfrentamientos en ese país desde 2001.

Bush y su esposa Laura Bush recibieron a Karzai en la residencia presidencial de Camp David, en Maryland, que la Casa Blanca reserva para los invitados más importantes.

Ninguno de los dos presidentes hizo declaraciones. Ambos ofrecerán una rueda de prensa conjunta elste lunes en Camp David.

El secretario adjunto de Estado para el Sur y el Centro de Asia, Richard Boucher, había descrito previamente el encuentro como una "sesión de estrategia" y una forma "de dejar claro una vez más que el apoyo estadounidense a Afganistán es robusto".

El tema dominante del encuentro será qué hacer sobre los talibanes y Al Qaeda, que se han fortalecido en los últimos meses desde sus bases en la zona tribal pakistaní de Waziristan, localizada al noroeste del país en la frontera con Afganistán, según informes de inteligencia de Estados Unidos divulgados el mes pasado.

La crisis de los rehenes surcoreanos

Un problema más inminente es el destino de 21 misioneros surcoreanos secuestrados por los talibanes, que ya han asesinado a dos de los rehenes.

Para su liberación, los insurgentes exigen la retirada de los 210 soldados surcoreanos presentes en Afganistán y la excarcelación de varios presos talibanes.

En una entrevista con "CNN" grabada antes de salir de Kabul, Karzai dijo que su gobierno hará "todo lo posible" por lograr la liberación de los surcoreanos, siempre que no se "estimule" la práctica de los secuestros, con lo que pareció indicar que no cederá a las demandas de los insurgentes.

Boucher fue más claro esta semana al enfatizar la oposición de Estados Unidos a cualquier canje. "Creemos que eso sólo lleva a que ocurran más secuestros", dijo.

Bin Laden, ¿en Pakistán?

El anterior encuentro de Bush y Karzai fue una cumbre a tres bandas en septiembre junto con el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf.

En esa ocasión, Karzai expresó su preocupación de que los insurgentes lograran un refugio en Waziristan, después de que Islamabad acordara un alto el fuego con las tribus de la zona.

Ahora la posición de Musharraf es diferente, según enfatizó hoy la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en la cadena "CBS".

"No hay duda de que las cosas han cambiado, en términos de la percepción de Pakistán sobre lo que hay que hacer en las zonas fronterizas, por eso es que el ejército pakistaní ha estado mucho más activo allí", dijo Rice.

Los expertos sospechan que allí se refugian Osama bin Laden y los otros máximos líderes de Al Qaeda.

Karzai reconoció que en los últimos años no se han hecho progresos en la búsqueda de bin Laden.

"No estamos ni más cerca, ni más lejos (de apresarle). Estamos donde estábamos hace algunos años", afirmó Karzai.

El mandatario dijo estar "casi seguro" de que bin Laden se encuentra en esa "región del mundo", aunque añadió: "Definitivamente sé que no puede estar en Afganistán".

Frenar el narcotráfico

Otro tema importante del encuentro entre Bush y Karzai serán los narcóticos, pues Afganistán ha pasado de no producir apenas opio en 2001 bajo el régimen Talibán a acaparar un 92 por ciento del mercado mundial.

A EEUU le preocupa en especial porque cree que los talibanes se benefician del tráfico mediante impuestos sobre los cultivos, extorsión y lazos con las redes de narcotraficantes.

En la entrevista, Karzai mencionó un aliado singular en la lucha contra las drogas: el gobierno de Teherán. "Irán ha apoyado a Afganistán en el proceso de paz, y la lucha contra el terrorismo, y el combate contra los narcóticos", señaló.

Sus declaraciones contrastan con la visión del Gobierno de EEUU, que considera a Irán un país patrocinador del terrorismo y al que critica casi a diario por su programa nuclear y su presunto apoyo a las milicias chiíes en Irak.

Karzai recalcó que las relaciones de su país con Teherán son "muy muy buenas, muy estrechas".

En cambio, el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, afirmó hoy en otra entrevista con CNN que Irán "juega a dos bandas" y que ayuda al gobierno afgano, al tiempo que da armas a los talibanes.