Cartel de 'Gora ETA'
Cartel de 'Gora Alka-ETA' exhibido en una representación infantil. TWITTER

El Ayuntamiento de Madrid ha ordenado "con carácter inmediato" el cese de la relación contractual con el director artístico que realizó la programación del carnaval de la capital, después de los contenidos "inapropiados" que se vieron el viernes por la tarde en un espectáculo infantil de títeres.

Así lo ha anunciado la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, en declaraciones a los periodistas el sábado, donde ha defendido su propia actuación asegurando que su responsabilidad es "tomar las decisiones que se han tomado de manera contundente y rápida: la paralización de la obra, la demanda en los juzgados y el cese de los programadores".

El Ayuntamiento, ha dicho la edil, está "absolutamente indignado" con el espectáculo, en el que se representaron escenas en las que un personaje acuchillaba a una monja, ahorcaba a un juez y pegaba a un policía y a una embarazada, además de exhibir una pequeña pancarta en la que podía leerse 'Gora ALKA-ETA'.

Un contenido "inapropiado", ha dicho, que llevó a que personal de la empresa Madrid Destino (del Ayuntamiento) paralizase la obra "de manera inmediata", mientras la Policía Municipal seguía "los protocolos habituales".

"Nadie del Ayuntamiento vio la obra antes"

Tras la paralización del espectáculo, ha seguido explicando Mayer, la consejera delegada de Madrid Destino y ella misma se dirigieron al juzgado de guardia e interpusieron una denuncia porque "el contenido firmado entre la compañía de títeres y Madrid Destino era para un público infantil, y sin embargo hubo contenidos inapropiados".

La delegada de Cultura explicó que lo habitual es leer la sinopsis de contenidos de los espectáculos y en el caso de estos títeres la sinopsis "no tenía nada que ver con lo que finalmente se vio en la plaza" Este sábado se ha dado orden para que "con carácter inmediato" se acuerde el cese de la relación contractual con el director artístico que ha programado el carnaval, que eligió según su criterio 15 actividades.

"Nadie del Ayuntamiento vio la obra antes", ha reiterado la delegada de Cultura, que ha explicado que lo habitual entre los programadores es leer la sinopsis de contenidos de los espectáculos, y en el caso de los títeres de dicha sinopsis "no tenía nada que ver con lo que finalmente se vio en la plaza".

Respecto a las distintas voces que durante todo el día del sábado han venido exigiendo su cese, la delegada de Cultura ha respondido que su responsabilidad "ahora mismo" es "tomar las decisiones que se han tomado de manera contundente y rápida. Es decir, la paralización de la obra, la demanda en los juzgados y el cese de los programadores".

"Es verdad que hay un clima político de crispación, pero en este caso se ha producido un error de programación que ha ofendido a gente y hemos tomado las decisiones políticas que teníamos que tomar", ha insistido.

Consulta aquí más noticias de Madrid.