El joven estaba bañándose en la zona de la Boca del León.
El fuerte oleaje dificultó las tareas de rescate. ÁNGEL DE JESÚS

Agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de Granada de la Guardia Civil rescataron a las 12:30 horas de ayer el cadáver de un menor fallecido el sábado tras ser arrastrado y golpeado contra unas rocas, cuando se encontraba junto con otros amigos y parientes bañándose en la zona conocida como de la Boca del León, situada tras las escolleras del Puerto Comercial de Melilla, en los bajos de la Ciudadela Medieval.

El rescate del cadáver se inició a las 22:00 horas del sábado y se prolongó, en un primer momento, hasta las 03:00 horas del ayer. Participaron tres hombres, llegados ex profeso en helicóptero, que se descolgaron a lo largo de la pared hasta quedar suspendidos en la parte superior de la bóveda de la cueva hasta la que fue arrastrando el joven, con lo que tan sólo pudieron certificar que su cuerpo seguía allí, pero no rescatarlo, debido a la fuerza del oleaje.

Difícil rescate

El servicio se salvamento se reanudó a las 07:00 horas de ayer y tras varios intentos de hacerse con el cuerpo del menor, que permanecía en el interior de la cueva, y después de que los integrantes del equipo de rescate se golpeasen contra la pared rocosa en numerosas ocasiones, el cadáver fue rescatado a las 12:30 horas, con la intervención del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Comandancia de Melilla. Después, fue trasladado en la embarcación de la Benemérita al Puerto Noray, donde la Autoridad Judicial procedió al levantamiento del cadáver.

Un ciudadano llamó por teléfono a la Benemérita para avisar de la situación de los dos menores

A las 16:50 horas del sábado, el Centro de Control de los Servicios de la Comandancia de Melilla recibió la llamada de un ciudadano que avisaba del peligro de ahogamiento de dos menores que se habían tirado al agua en la Boca del León. Allí se trasladaron los GEAS, que pese a realizar una difícil aproximación a las rocas, por el mal estado del mar, pudieron rescatar a uno de los jóvenes. No así al otro, que había sido arrastrado hacia las rocas por la fuerza de las olas y al que los golpes recibidos le hicieron sumergirse, sin que el equipo de rescate pudiera hacer nada para salvarlo.

El menor rescatado, fue llevado al Muelle Comercial donde fue asistido y trasladado al Hospital Comarcal, donde fue ingresado con heridas superficiales y permanece fuera de peligro.