Soldados turcos en la frontera con Siria
Un tanque turco patrulla a lo largo de la frontera con Siria cerca de la localidad de Kilis, en el sureste de Turquía. Deniz Toprak / EFE

Las autoridades turcas anunciaron este sábado que se preparan para establecer en el lado sirio de la frontera un campamento que podrá acoger a unas 30.000 personas que han huido de los combates en Alepo.

Así lo dijo Süleyman Tapsiz, el gobernador de la provincia de Kilis, en la que está el paso fronterizo de Öncüpinar, principal comunicación entre la región de Alepo y Turquía.

Del lado sirio de la frontera se encuentran al menos 15.000 desplazados sirios, según cifras de Naciones Unidas, aunque Tapsiz afirmó ante la prensa que son entre 30.000 y 35.000 desplazados.

Subrayó que de momento, las autoridades turcas les envían comida y ayuda humanitaria y crearán un campamento para ellos, a unos 1,5-2 kilómetros de la frontera.

No abrirán la frontera

Ahora mismo estamos repartiendo raciones de comida para 20.000 personas, pero tenemos capacidad para atender a 50.000 El gobernador aclaró que de momento no está previsto abrir la frontera a estos desplazados y se les atenderá en territorio sirio, pero destacó que en caso de necesidad, la provincia de Kilis estaría "totalmente preparada" para acoger a todos.

"Ahora mismo estamos repartiendo raciones de comida para 20.000 personas, pero tenemos capacidad para atender a 50.000", afirmó Tapsiz en una rueda de prensa.

Vaticinó que el número de desplazados en la frontera podría aumentar hasta los 70.000 si continúan los bombardeos "del régimen sirio y de aviones rusos" en la región y pidió que la comunidad internacional intervenga de inmediato para frenarlos.

Turquía tiene censados a 2,5 millones de refugiados sirios en su territorio y el Ministerio de Interior estimó que el total puede llegar a 2,7 millones, de los que 260.000 viven en campamentos establecidos por el Estado y el resto sobrevive por su cuenta.