Más de 304.300 cántabros, el 62,5% de la población regional, creen que hay que irse fuera de la región para encontrar un buen trabajo, ocho puntos por encima de quienes lo pensaban hace dos años, según el avance de resultados 2015 de la 'Encuesta social de Cantabria', publicada por el Instituto Cántabro de Estadística (Icane).

En concreto, el 26,9% de los cántabros está totalmente de acuerdo con que para encontrar un buen trabajo hay que ir fuera de la comunidad, mientras un 35,6% está más de acuerdo que en desacuerdo con esta afirmación. En el extremo opuesto, el 3,6% no cree que haya que irse fuera para encontrar un buen trabajo y 6,25% está más en desacuerdo que de acuerdo con esta afirmación.

Además, el 32,7% de los cántabros cree que una solución para la falta de trabajo actual es autoemplearse —seis puntos más que hace dos años— frente al 27,3% que no está de acuerdo, en este caso, un punto menos que en 2013.

En este sentido, ha disminuido el porcentaje de cántabros que piensa que podría empezar su propio negocio, si lo quisiera, con mucha dificultad, que ha pasado de ser el 58,2% en 2013 al 35,5% en 2015. En el lado contrario, se ha duplicado la proporción de quienes opinan que podrían empezar su negocio con bastante facilidad, pasando del 7% en 2013 al 15,3% el ejercicio anterior.

El 66,5% de los encuestados opina que lo que se ofrece fundamentalmente no son contratos estables, seis puntos más que hace dos años. Y también ha crecido casi diez puntos el porcentaje de quienes piensan que las relaciones personales son fundamentales para obtener un buen empleo, que han pasado del 52,2% al 61,44%.

Lo mismo, diez puntos, ha crecido el porcentaje de cántabros que opina que el mercado de trabajo en la región ofrece principalmente puestos de trabajo no cualificados, un 48,7% en 2015 frente al 18,1% que sostiene lo contrario.

Un 35,5% de los encuestados cree que podría obtener con mucha dificultad un trabajo similar o mejor con otro empleador, si lo quisiera, lo que supone 5,6 puntos menos que en 2013, cuando era un 41,1%. Ha crecido en un punto, hasta el 23,5%, quienes creen que podrían obtenerlo con bastante dificultad; y más de dos puntos quienes opinan que podrían conseguirlo con bastante facilidad (el 15,29%).

El 2,3% de los trabajadores cántabros en 2015 no está nada satisfecho con su trabajo actual, el 6,2% está insatisfecho; el 36,4% tiene una grado de satisfacción aceptable; el 37,4% está bastante satisfecho; y el 14,7% está muy satisfecho.

La mayoría de trabajadores de Cantabria, el 48,6%, trabajan en otro municipio de la región distinto del que residen, frente a 2013, cuando eran mayoría (el 47,7%) los que trabajaban en el mismo municipio en que residían. Los cántabros que trabajan fuera de la comunidad se han incrementado levemente, al pasar de ser el 6,23% en 2013 al 6,58% en 2015.

Por otra parte, casi la mitad de los desempleados de Cantabria (el 48,8%) llevan dos años o más sin trabajo, 11,7 puntos más que dos años atrás. En el lado opuesto se ha reducido casi a la mitad el porcentaje de parados que lleva de uno a dos años buscando empleo, hasta suponer el 7,8%. También se han recortado más del cinco puntos las personas que llevan de seis meses a un año en paro, hasta suponer el 11,6% del total de desempleados.

El 14,7% llevaban menos de dos meses apuntados en las oficinas del antiguo Inem, más del doble que dos años atrás, cuando este grupo representaba el 6,7% del total.

En 2015 la mayoría de los cántabros eran trabajadores por cuenta ajena a tiempo completo (el 32,3%), mientras un 25,9% eran jubilados o pensionistas. Estaba en paro el 11,9% de la población mientras el 10,4% se encargaba del hogar.

El 5,37% eran empresarios sin asalariados o trabajadores independientes; el 5% estudiantes; y el 4,9% trabajaba por cuenta ajena a tiempo parcial. Los empresarios con asalariados representaban el 1,3% de la población regional, casi la mitad que hace dos años.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.