El niño de cuatro años que tuvo que ser trasladado este viernes al Hospital General Universitario de Albacete tras ser rescatado y atendido después de caerse de manera accidental en una piscina en la ciudad, se encuentra ingresado, estable y con pronóstico reservado.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam).

Según señalaron fuentes del 112 Castilla-La Mancha, el suceso tuvo lugar a las 19.22 en un gimnasio de la calle Hermanos Falcó, hasta donde se desplazó una UVI, la Policía Local y la Policía Nacional.

Consulta aquí más noticias de Albacete.