El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha evitado posicionarse este jueves acerca de si es partidario de que su secretario general y vicepresidente, Alfonso Rueda, releve a Rafael Louzán al frente del PP de Pontevedra, aunque ha proclamado que ésta es, "sin ninguna duda, una de las provincias clave en el futuro político de Galicia".

En todo caso, en un escenario en el que son muchas las voces dentro del partido que insisten en la posibilidad de que Feijóo esté sopesando enviar a Rueda a Pontevedra para reorganizar una provincia fundamental para las próximas elecciones autonómicas, Feijóo ha dado a entender que todas las provincias son importantes en clave de futuros comicios.

"Decir que una provincia es importante cuando se sabe perfectamente que solo somos cuatro y que si no obtenemos resultados extraordinarios no nos van a dejar gobernar es un lapsus por el que pido disculpas; y nada más", ha aseverado, tras ser preguntado acerca de si Pontevedra es tan "clave" como para decidir que su número dos se coloque al frente de la provincia.

Dicho esto, ha remarcado que cuando un partido activa un congreso "corresponde hablar a los militantes y punto". De hecho, ha rememorado el congreso de la sucesión de Manuel Fraga al que él concurrió y ha asegurado que agradeció "mucho" al 'león de Vilalba' que "dejara que el partido hablase".

"que hable el partido"

"En Pontevedra, Ourense, Lugo y A Coruña el partido está hablando y, de momento, con un comportamiento exquisito. Todos aquellos que quieran presentarse solo necesitan 75 apoyos y, cuando los tengan, tienen las mismas posibilidades que cualquier otro, afecte a quien afecte: a militantes de base, a personas que tuvieron cargos o a quienes ostentan cargos", ha defendido.

Un día después de que se haya 'oficializado' que el PP coruñés contará con dos candidatos —Diego Calvo y Javier Escribano— y, tras trascender que el lucense José Manuel Barreiro anunciará que abandona la Presidencia de la formación en Lugo, Feijóo se ha reafirmado en que la militancia tendrá "la decisión" sobre quién le dirige en cada provincia.

Renovación necesaria

Por último, ha insistido en que la "renovación" era necesaria y, aunque no ha avanzado el sentido de la decisión de Barreiro —que no repetirá—, ha proclamado que está "de acuerdo" con la misma.

Ha concluido que "son los afiliados los que deciden presentarse, avalar a sus dirigentes y los que deciden a quién votar", dando a entender que la dirección autonómica rechaza inmiscuirse en los procesos provinciales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.