Chicho Ibáñez Serrador
Chicho Ibáñez Serrador, en una imagen reciente. GTRES

El trabajo del realizador Narciso Ibáñez Serrador, conocido por su apodo, Chicho, supuso una revolución en TVE, por trabajos como Historias para no dormir, un clásico del terror que ahora cumple 50 años de su primera edición.

¿Cómo surgió la idea de Historias para no dormir?
Ya había realizado para la televisión argentina la serie Obras maestras del terror, que había sido muy bien acogida y, al poco de llegar a España, me di cuenta de que en la televisión española no había nada semejante, así que me pareció buena idea poner en antena historias de miedo similares... No olvidemos que el terror, el miedo, es una de las emociones primarias del ser humano.

¿Cuáles fueron los retos para llevarla a cabo?
El reto económico era importante, porque las viejas Historias para no dormir se filmaban en 35 mm. Es decir, en cine puro y duro y para que las historias atrapasen a los telespectadores eran necesarios distintos decorados, entre otras cosas, y los medios de TVE eran escasos.

Sigue habiendo series de vampiros, de zombis, de asesinos, de ovnis... Esos son miedos universales ¿Qué se buscaba?
En cuanto a las historias en sí mismas, se trataba de sobresaltar a la audiencia con cosas que hasta entonces no había visto, de finales con sorpresa no siempre felices.

¿Qué le quita el sueño?
Haber dormido.

¿Recuerda alguna anécdota de los rodajes?
En una de las historias se tenía que ver una mano saliendo de una tumba, pero no había tiempo ni dinero para realizar el decorado, así que nos fuimos los cinco del equipo al cementerio de un pueblecito para rodar esa escena. Nos quedamos allí, disimulando, y cuando cerraron, envolvimos en plástico a uno del equipo, le pusimos un tubo en la boca para que pudiese respirar y le enterramos en una tumba que estaba vacía. Cuanto tuve claro que había quedado bien, salimos todos corriendo y nos fuimos a cenar... y, en medio de la cena, nos dimos cuenta de que habíamos dejado enterrado al compañero.

¿El terror sigue teniendo vigencia?
El terror siempre está vigente pero, si nos ceñimos a las viejas Historias para no dormir, creo que la estética habría que cambiarla; no hay que olvidar que están en blanco y negro y ahora la técnica permite hacer maravillas.

¿Nos dan miedo las mismas cosas hace 50 años y ahora?
El terror, el miedo, básicamente es el mismo... No tienes más que ver que sigue habiendo series de vampiros, de zombis, de asesinos, de ovnis... Esos son miedos universales y atemporales. Ahora también existe el miedo al terrorismo, que es una variante del clásico miedo al asesino en serie; es decir, el miedo a morir de repente y casi sin sentido.

¿Cuál es su capítulo favorito de todas las historias?
Son todas, de alguna forma, hijas mías y, como suele decirse, las quiero a todas por igual. isra álvarez

BIO: Nació en Uruguay el 4 de julio de 1935 y es cineasta, realizador, director, actor y guionista.