El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pedirá la próxima semana una reunión al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, aunque ha reiterado que no pedirá su apoyo para que facilite la formación del PP un gobierno socialista.

Sánchez ha comunicado su intención de verse con Rajoy en una rueda de prensa en el Congreso al término de la primera ronda de contactos que ha llevado a cabo en la Cámara Baja para intentar formar gobierno.

Pedro Sánchez, tras la primera ronda de contactos para su investidura: "Esto empieza bien"

El líder socialista ha dicho que está "a expensas de la agenda" de Rajoy, pero que su pretensión es entrevistarse con él porque "respeta profundamente a los siete millones de españoles que le votaron".

También ha confirmado que en los próximos días pretende verse con los dirigentes de ERC y de Convergencia para expresarles que "no comparte aquellas derivas soberanistas" que intentan situar a Cataluña fuera de la legalidad.

"Con proyectos que quieren romper España no tenemos nada de lo que hablar", ha dicho Sánchez, quien, no obstante, ha señalado que "por respeto a los catalanes", se entrevistará con los dirigentes independentistas.

El secretario general ha asegurado que con el único partido con el que no se va a reunir en ningún momento es con EH Bildu.

En la jornada del miércoles, Sánchez se ha entrevistado con los representantes de Coalición Canaria, Nueva Canarias, IU y Compromís.

Este jueves, lo hará con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; el viernes con el de Podemos, Pablo Iglesias; y el sábado, con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y su portavoz parlamentario, Aitor Esteban.

Sánchez pide a Rajoy que comparezca en el Congreso antes del Consejo Europeo

Teniendo en cuenta que Rajoy es presidente en funciones, ha dicho Sánchez, la posición de España ante el Consejo tiene que estar consensuada porque lo que se va a debatir "es muy importante".

Se va a hablar de la oferta europea al Reino Unido para que permanezca en la Unión Europea ante el referéndum que pretende convocar el Gobierno británico en junio y, entre otras cosas, viven medio millón de españoles en ese país, ha recordado Sánchez.

Cree que sería una buena fecha para esa comparecencia el próximo 16 de febrero, que es el día que el PP había pedido que se celebrase el debate de investidura, aunque el presidente del Congreso lo ha rechazado recordando que es potestad suya la convocatoria de la sesión.