La Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) ha advertido este miércoles de dos nuevos "aprobados de despacho" en la Delegación Provincial de Sevilla de la Consejería de Educación, en referencia a aprobados declarados en contra del criterio de los profesores, al prosperar las reclamaciones promovidas por los alumnos contra sus suspensos iniciales.

En este caso, según APIA, se trata de dos alumnas de un centro de Lebrija que sacaron sendos "1" en la evaluación extraordinaria de septiembre y que pese a que la propia Delegación admite que sus conocimientos "son del todo insuficientes", se ampara en presuntos "defectos de forma" para elevar la nota de un "1" a un "5", para que puedan titular.

Desde APIA, además de denunciar esta "práctica reiterada de regalar aprobados desautorizando a profesores y centros docentes", denuncian "la paradoja en la que incurre la propia Delegación, puesto que basan el aprobado en presuntos defectos de forma cuando la propia Delegación incurre también en defectos de forma al incumplir los plazos previstos en el artículo 20.12 de la Orden de 15 de diciembre de 2008, por la que se establece la ordenación de la evaluación de Bachillerato en Andalucía".

Asimismo, el sindicato de Secundaria califica dicha medida de "absolutamente arbitraria" puesto que si los defectos de forma son tan graves como para modificar la calificación no entienden los motivos por los que sólo le dan a esas alumnas un "5" y no otra calificación distinta, mayor o menor, cuando la propia resolución admite textualmente que los conocimientos demostrados "son del todo insuficientes".

Tampoco es comprensible que "se sustituya la función evaluadora del profesorado concediendo el aprobado de forma automática, en lugar de exigir la corrección de esos presuntos defectos formales y proceder a una nueva evaluación".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.