Los hospitales públicos de la provincia de Jaén registraron 30.617 consultas de oncología médica y radioterápica durante 2015, al mismo tiempo que se han administrado más de 10.200 sesiones de quimioterapia y se han realizado 12.320 sesiones de radioterapia.

Así lo ha destacado en una nota la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra el 4 de febrero, con el lema 'Nosotros podemos, yo puedo'. Con él se insta a realizar acciones que se pueden hacer de forma colectiva o individual para salvar vidas, conseguir más igualdad en la atención al cáncer y hacer que la lucha contra esta enfermedad sea una prioridad para todos los gobiernos.

De este modo, en la provincia de Jaén se incorporó el mes de marzo de 2015 un nuevo acelerador lineal de alta de última generación, que ha supuesto "numerosas ventajas asistenciales" y permite realizar la denominada 'radioterapia de guiada', con más garantías de éxito en las sesiones de los tratamientos que se lleven a cabo. Su implantación supuso una inversión de 1,9 millones de euros por parte de la Junta, de los que 448.315 euros fueron destinados a la construcción de las dependencias que lo alberga.

En cuanto a cáncer de mama, 95.887 mujeres se han beneficiado del programa de detección precoz de cáncer de mama desde su puesta en funcionamiento y ha permitido detectar 1.024 tumores en las mujeres citadas. Todas ellas componen la población diana de esta prestación puesto que en este período de la vida es cuando se registra un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Los centros sanitarios públicos jiennenses cuentan con un total de nueve Unidades de Exploración Mamográfica, de las que ocho se encuentran en sitios fijos y uno es móvil.

Cada año se diagnostican alrededor de 4.000 casos de cáncer de mama en Andalucía, con un porcentaje de curación que supera el 90 por ciento cuando se hace de forma precoz. Esta enfermedad es la primera causa de muerte por patología tumoral en la mujer en todos los países occidentales y la tasa de supervivencia mejora cuanto antes se detecte.

Se estima que la detección precoz, cuando el tumor no está extendido ni evolucionado, eleva el porcentaje de curación a más del 90 por ciento. Gracias a este diagnóstico temprano en más de 70 por ciento de los casos el tumor era inferior a los dos centímetros, lo que incrementa también las probabilidades de éxito.

"La detección temprana, a través de la realización de mamografías, ha permitido mejorar en la mayoría de los casos el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos. En concreto, el 67 por ciento de ellas han podido conservar su mama tras la extirpación del tumor, mientras que cuando se inició el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama de la Junta de Andalucía eran sólo de un 20 por ciento", ha resaltado Vega.

Asimismo, en detección precoz, la comunidad autónoma tiene implantados programas de cérvix y colon, contribuyendo a mejorar el abordaje y la supervivencia de este grupo de enfermedades. Junto a los datos de programas como el de cáncer, se encuentra el cribado de cáncer colorrectal, comenzó en Jaén en octubre de 2015. Este proceso ha permitido estudiar hasta el momento a 273 personas.

INVESTIGACIÓN

En investigación, también ha destacado la apuesta andaluza y el sistema sanitario público cuenta con 61 grupos de investigación. A través de las ayudas I+D+i Biomédica y Ciencias de la Salud de Andalucía, durante los años 2012-2015, a nivel autonómico se han financiado más de 50 proyectos de investigación en este campo, con una inversión superior a los dos millones de euros. De igual modo, hay cinco proyectos europeos en activo sobre investigación oncológica.

Además, entre 2013 y 2015 se han desarrollado 35 patentes europeas y nacionales sobre biomarcadores en oncología y otras temáticas en cáncer, así como un registro de propiedad intelectual. Los ensayos clínicos en este ámbito alcanzan la cifra de 1.611 en la actualidad.

"Nuestro mejor activo es la elevada cualificación de nuestros equipos profesionales; gracias a ellos, Andalucía actualiza su práctica asistencial de manera permanente, incorporando técnicas y tratamientos innovadores conforme la evidencia científica los avala, con garantías de universalidad, equidad y gratuidad", ha incidido.

Vega destaca el protagonismo necesario que deben tomar las personas con cáncer en Andalucía para seguir avanzando en la lucha contra esta enfermedad, "contribuyendo a quitar miedos, a eliminar barreras y sumando poder para enfrentar la vida".

Para reforzar esta participación es necesaria para seguir dando importantes pasos en el terreno de la prevención, diagnóstico, tratamiento e investigación del cáncer, que en Andalucía ha sido posible gracias al alto compromiso y alta capacitación de los profesionales y a la prioridad que siempre ha marcado el Gobierno andaluz en este ámbito de la medicina con políticas sanitarias decididas, como el Plan Integral de Oncología.

"En Andalucía queremos seguir avanzando con la participación de todas las personas y organizaciones que tienen algo que decir en el ámbito del cáncer, fundamentalmente las personas que conviven con él, por lo que reactivaremos este año el Consejo Asesor del Plan Integral de Oncología, donde practicaremos la escucha activa de todas las voces", ha destacado.

Consejo genético

Un total 531 jiennenses, entre ellos 432 pacientes y 99 familiares, se han beneficiado ya del consejo genético oncológico para reducir la incidencia, morbilidad y mortalidad del cáncer de mama en mujeres con alto riesgo familiar, que se lleva a cabo en una nueva consulta del Complejo Hospitalario de Jaén.

El consejo genético oncológico es fundamental para reducir la incidencia y mortalidad del cáncer de mama, puesto que permite diseñar estrategias individuales de prevención y detección temprana de este tipo de tumores. Una vez identificados aquellos miembros de una familia portadores de una mutación de riesgo que aún no hayan desarrollado el tumor, se pueden implantar protocolos de seguimiento y/o tratamiento adaptado a cada tipo de cáncer.

"Este tipo de prestación del sistema sanitario público andaluz incluye asesoramiento genético tanto a pacientes como familiares, un test genético para determinar la presencia de mutaciones que pueden transmitirse a la descendencia y que incrementan la susceptibilidad de padecer cáncer, y el establecimiento de medidas preventivas para impedir la aparición del cáncer o para diagnosticarlo lo más precozmente posible", ha subrayado la delegada.

Entre un cinco y un diez por ciento de los casos de cáncer diagnosticados cada año tiene naturaleza hereditaria, lo que conlleva importantes implicaciones a nivel social, familiar e individual, ya que las personas portadoras de mutaciones hereditarias, a diferencia de la población general, tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer y además a edades más tempranas. El cáncer de mama de origen hereditario se presenta entre los 40 y los 50 años de edad, alrededor de una década antes que en la población general.

La puesta en marcha y extensión de esta nueva prestación es diseñada por profesionales expertos en el ámbito de la Oncología de la sanidad pública andaluza, que han constituido el Grupo de Consejo Genético en Cáncer, dentro del Plan Integral de Oncología y en colaboración con el Plan de Genética. Las personas que se han beneficiado del consejo genético oncológico han sido seleccionadas por los profesionales de Oncología en función de su valoración clínica.

Consulta aquí más noticias de Jaén.