La plataforma Guillena Despierta, de la que forman parte miembros de los partidos de oposición del Ayuntamiento de Guillena (Sevilla), gobernado por Lorenzo Medina Moya (PSOE), ha emprendido un "encierro" en el Consistorio, en rechazo a diferentes aspectos como la investidura de Medina gracias al voto del concejal "tránsfuga" Javier Pisonero, su papel paralelo como asesor del Grupo socialista de la Diputación con un contrato de 37,5 horas semanales y su decisión de restringir el público en las sesiones plenarias, a dos personas invitadas por cada uno de los concejales hasta sumar un total de 34 ciudadanos, el total de sillas del salón de plenos.

En Guillena, un municipio gobernado durante más de 30 años por Justo Padilla y después regido por su sucesor, el socialista Lorenzo Medina, las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015 se saldaron con una nueva victoria del PSOE, que no obstante obtuvo ocho concejales, uno menos de la mayoría absoluta. IU-CA, de su lado, obtuvo cuatro, el PP tres y dos la agrupación electoral Guillena Sí Se Puede, promovida por Podemos.

Medina, aspirante a la reelección por el PSOE y de nuevo primer edil, había dicho a Europa Press antes de la sesión de investidura que IU-CA, el PP y Guillena Sí Se Puede negociaban un "entendimiento" para arrebatarle el poder, extremo finalmente abortado al votar uno de los dos concejales de Guillena Sí Se Puede a favor de la candidatura del PSOE, por lo que Medina se proclamó alcalde de nuevo en contra del pacto alcanzado entre las citadas fuerzas.

El voto de Javier Pisonero en contra del acuerdo de la asamblea de Guillena Sí Se Puede y a favor del PSOE posibilitó que Lorenzo Medina conservase la Alcaldía, si bien ha despertado una cruda controversia en la que no pocas voces acusan al PSOE de "comprar" la voluntad de este concejal, toda vez que los socialistas lo niegan y defienden que Pisonero ha actuado por "decisión personal".

A ello se ha sumado la incorporación de Medina Moya como asesor del Grupo socialista de la Diputación con un contrato de 37,5 horas semanales y la comunicación del Gobierno municipal socialista, recogida por Europa Press, que estipula un "criterio o sistema de acceso por invitación para evitar colas en la puerta del Ayuntamiento ante las inclemencias meteorológicas", con "dos invitaciones" por cada concejal "de manera que las 34 sillas del salón de plenos queden ocupadas".

Por aspectos como los descritos y la convulsa situación política del municipio, según ha explicado a Europa Press Carmen Vivero, portavoz de la plataforma, este miércoles ha comenzado un "encierro" en la sede institucional del Ayuntamiento, para mostrar la "indignación" ante todos estos hechos y que la esposa del primer edil "reciba a los ciudadanos en el despacho" de Alcaldía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.