Un Estudio Aerofotogramétrico ha permitido ampliar la información gráfica del Anfiteatro Romano de Cartagena, Plaza de Toros y Cerro de Despeñaperros, poniendo punto de partida al reinicio de las excavaciones, que están previstas para verano de este año. Esto permitiría que estos trabajos de excavación se pudieran visitar a finales de año, facilitando así la dinamización turística de la zona a través de la recuperación patrimonial.

Así lo han presentado este miércoles el alcalde, José López, y la coordinadora de Patrimonio Histórico y Arqueología, Carmen Berrocal, en una rueda de prensa que ha contado con las explicaciones y muestra de imágenes del Estudio Aerofotogramétrico del Anfiteatro que aúna fotografía, topografía, dibujo e infografía.

En la presentación también ha estado la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón; el concejal del área de Cultura y Ptarimonio Arqueológico, Ricardo Segado; y el concejal de delegado de Cultura, David Martínez.

Gabriel Gómez, topógrafo de Aerograph Studio, empresa encargada de ampliar, ha explicado este estudio a través de la creación de modelos tridimensionales con fotografías, la información gráfica del Anfiteatro, que ya participó en otros proyectos de la ciudad como el Augusteum, el Foro Romano o el Teatro Romano.

Promovido por la Concejalía de Infraestructuras del Ayuntamiento de Cartagena, el estudio supone la documentación inicial del proyecto que permite abrir un importante abanico de oportunidades para empezar a trabajar.

Está previsto que a través de las técnicas de Georadar y Tomografía se emitan unas ondas electromagnéticas que se reflejen en el subsuelo y que permitan conocer el nivel de roca y dónde está el muro del Anfiteatro.

Estos resultados que plantearán un mapa del subsuelo conllevarán la realización de unos sondeos arqueológicos manuales al pie del muro de la Plaza de Toros, en la parte norte del Anfiteatro, para saber sobre qué se asienta y tomar decisiones sobre la conservación de parte de ese muro debido a la degradación, grietas y huecos que se han acentuado en los últimos tiempos.

Berrocal ha informado que gracias a la información que aporta este estudio se ha conocido que la altura del muro del anfiteatro es de 11.4 metros, añadiendo así más de dos metros a los previstos inicialmente. Con una capacidad de 10.000 a 11.000 espectadores y 104 metros de largo según los últimos estudios, podría convertirlo en uno de los cinco mejores anfiteatros contando el alzado original sin reestructuraciones.

A lo largo del año se pretende completar la documentación y que esta parte de la excavación sea lo que le dé el soporte para el después iniciar el Plan Director, según ha informado el alcalde, José López.

La coordinadora de Patrimonio Histórico y Arqueología también ha informado de que se desmontarán los escombros del terreno, situado entre la Plaza de Toros y el nuevo edificio de la UPCT, para favorecer la dinamización turística del entorno universitario.

Para el Estudio Aerofotogramétrico del Anfiteatro se han realizado todo tipo de mediciones de planta y alzado, así como fotografías desde todos los ángulos, cubriendo una extensión de 11.000 metros cuadrados para el Anfiteatro y 13.000 metros cuadrados para Despeñaperros.

Además, se han tomado 606 fotografías con una altura media de 46 metros y un grado de detalle de 1.18 centímetros por pixel, con un margen de 3 centímetros de error, en un proceso creado con más de 13 millones de puntos a los que posteriormente se la añade una textura para llegar a la recreación de la realidad en el entorno digital.

Para el Ceño de Despeñaperros se tomaron 329 fotografías con un grado de detalle de 1.71 centímetros por pixel y un margen de 3 centímetros de error. Tras este estudio, el inicio de la excavación supondría un coste de aproximadamente 350 mil euros que partirían de empresas privadas.

Consulta aquí más noticias de Murcia.