El consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, ha informado de que el nuevo sistema de copago farmacéutico puesto en marcha en la Comunidad desde el pasado 1 de diciembre ha evitado en ese mes que 62.655 pensionistas aragoneses hayan tenido que adelantar un total de 504.715 euros a la Administración, una "cantidad apreciable que luego se les devolvía".

Así lo ha manifestado en rueda de prensa el consejero, tras reunirse con los Colegios de Farmacéuticos de las tres provincias aragonesas. Celaya ha agradecido la colaboración de estas organizaciones para aplicar este nuevo sistema ya que son las responsables de la facturación y quienes han realizado modificaciones informáticas en el programa de receta electrónica para poder implantarlo.

El consejero ha recordado que el Gobierno de Aragón "no está a favor del copago de los pensionistas", pero esa es una decisión que se debe tomar en el ámbito nacional.

No obstante, sí han modificado el sistema para evitar que una vez que un pensionista llega al máximo de lo que debe aportar, que son 8, 18 y 61 euros, según nivel de renta, no adelante el dinero que hasta ahora aportaba a partir de esa cifra y que le era devuelto tres meses después.

"Nos pareció que esto era una cosa injusta", ha apuntado Celaya, y por eso en los últimos meses de 2015, en colaboración con los Colegios de Farmacéuticos, han trabajado para que los pensionistas no tuvieran que pagar el total de su factura y después recibir la devolución correspondiente.

Al respecto, ha apuntado que algunos de ellos "podían incluso dejar de tomar los fármacos que se les habían recetado" por no poder abonarlos y por eso "para muchos ha sido una medida importante".

Buena coordinación

El presidente del Colegio Oficial de Farmacia de Zaragoza, Ramón Jordán, ha manifestado, por su parte, que el pasado mes de septiembre desde el Gobierno de Aragón se les planteó esta propuesta y tras un trabajo "bien coordinado" y un "gran esfuerzo" ha sido posible poner en marcha el nuevo sistema desde el 1 de diciembre de 2015.

Según ha dicho, esta nueva herramienta "no solo tiene beneficios económicos, sino sanitarios" ya que evitará que haya personas que dejen de comprar los medicamentos y "mejorará así la adherencia a los tratamientos" y los resultados de salud.

Jordán ha comentado que el 50 por ciento de los fracasos terapéuticos se deben a una falta de seguimiento de los tratamientos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y ha deseado que con esta medida se mejore "la calidad de vida y los beneficios del paciente", así como la prestación farmacéutica.

Nuevo sistema

El nuevo sistema afecta a los usuarios que utilizan la receta electrónica —más del 93 por ciento de las recetas de pensionistas— y evita que estos importes sean reintegrados con posterioridad por la Comunidad autónoma.

La aportación pendiente de reintegrar se ha reducido en más de un 90 por ciento en diciembre de 2015, 41.719,17 euros frente a 427.965,01 euros del mes anterior. Este reintegro de aportación se seguirá efectuando por el procedimiento habitual para los usuarios de recetas en papel.

El Gobierno de Aragón ha recordado que el copago farmacéutico es una medida que fue establecida a partir de un real decreto del Gobierno central que entró en vigor en julio del 2012.

Establece un pago máximo por persona y por mes en las recetas, dependiendo del nivel de renta del usuario. Si esta es inferior a 18.000 euros anuales, la aportación máxima es de 8,23 euros; con rentas de entre 18.000 y 100.000 euros abonan como máximo 18,52 euros y si son superiores a los 100.000 aportan 61,75 euros al mes como tope.

Otros asuntos

El consejero de Sanidad ha analizado con los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacia de Huesca, Ángel Más; Teruel, Antonio Hernández; y Zaragoza, Ramón Jordán; y con el presidente de la delegación aragonesa de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria, Eduardo Satué, este nuevo sistema, así como otros asuntos relacionados con este colectivo.

Celaya ha subrayado que espera que "la colaboración siga estrechándose en bien de los ciudadanos de la Comunidad" y ha comentado que una vez que el Gobierno de Aragón se ha puesto al día en los pagos pendientes a estos colegios por las recetas de farmacia, "nuestro objetivo es abonarlos el día 20 a mes vencido".

Según ha precisado, hay una consignación de 282 millones de euros en el Presupuesto de la Comunidad de 2016 para esta finalidad, frente a los 252 del año pasado "y creo que será suficiente", aunque es un crédito ampliable, ha puntualizado.

Por su parte, el presidente del Colegio Oficial de Farmacia de Zaragoza ha agradecido la "sensibilidad" del Gobierno y el trabajo para "regularizar el pago", a pesar de que a finales de 2015 la situación económica de la Comunidad ha sido "difícil".

También ha mencionado la situación "precaria" de las farmacias del medio rural, que ha aclarado que no se debe a un problema de impago por parte del Gobierno, sino a "una cuestión estructural del sistema de remuneración" ya que el 99 por ciento de la facturación de estos establecimientos dependen del sistema público de salud.

Al respecto, ha apostillado que el 10 por ciento de las farmacias de la Comunidad, unas 60, tienen la "viabilidad económica comprometida" por este motivo. La última en cerrar ha sido la de Visiedo (Teruel) "por falta de sostenibilidad", si bien el acceso a los medicamentos de la población queda asegurado a través de un botiquín, ha aclarado.

CONGRESO

Por su parte, el presidente de la delegación aragonesa de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria, Eduardo Satué, ha explicado, que Zaragoza va a acoger por primera vez, del 26 al 28 de mayo de este año, el VII Congreso Nacional de Farmacia Comunitaria, en el que se darán cita unos mil profesionales.

El objetivo de esta cita científica es "trasladar la filosofía de la farmacia comunitaria al siglo XXI", algo que supone que las oficinas "no solo se encarguen de dispensar medicamentos, sino que también sean una plataforma de servicios sanitarios".

Al respecto, ha precisado que estos establecimientos se caracterizan por su accesibilidad a los pacientes y pueden contribuir a "optimizar y mejorar el tratamiento", al "cuidar y garantizar" que los fármacos se utilizan de la mejor manera y así logran "un efecto adecuado", ha dicho.

Además, pueden prestar "servicios de salud pública que tiene que ver con la mejor de cribados, de parámetros, con la educación sanitaria y la detección de problemas de salud que pueden estar ocultos", "complementando a la red de servicios sanitarios", ha relatado.

Con ocasión del congreso, se van a instalar carpas en la plaza de Navarra de Huesca y en un sitio céntrico de la ciudad de Zaragoza todavía por determinar, que ofrecerán los servicios profesionales sanitarios farmacéuticos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.