Uno de cada dos autónomos de Castilla-La Mancha han valorado como un "buen año para sus negocios" el 2015 y un 41 por ciento de ellos prevén que en el año 2016 sus negocios mejoren, aunque están a la expectativa de cómo evolucionará la situación política del país con la conformación del nuevo Gobierno central y a la espera de los Presupuestos regionales para 2016.

Estos datos están recogidos en el barómetro elaborado a finales de año por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en la Comunidad Autónoma, para el que se entrevistaron a 1.060 de ellos y que este miércoles ha sido presentado en Ciudad Real por el presidente nacional de la organización, Lorenzo Amor, y la presidenta regional, Rosario Moreno-Opo.

A lo largo del año pasado, según el estudio, uno de cada tres autónomos de la región contrató personal y en torno al 35 por ciento tiene previsto incorporar personal a sus empresas en el presente año. También se refleja una buena perspectiva en cuanto a la tendencia de descenso del paro en el sector, ya que la mitad de los encuestados consideran que seguirá descendiendo en 2016.

Asimismo, se refleja que ha mejorado la financiación y ha descendido la morosidad pública, con un aumento de los que han pedido créditos —uno de cada tres— y les han sido concedidos en 2015 —a más de la mitad—.

En cuanto a la morosidad, ésta sigue afectando al 40 por ciento de los autónomos, pero la mayor parte se centra en la morosidad privada y ha descendido la de las administraciones públicas.

Con respecto a las administraciones públicas, el 54 por ciento de los autónomos, por otro lado, considera que "no ha cambiado nada o casi nada" en cuanto al problema de las trabas administrativas que se les ponen.

Preguntados por una posible rebaja de impuestos, el 64,7 por ciento apuesta por asimilar cotización a sus ingresos netos y más del 40 por ciento prefiere que haya una rebaja del IPRF antes que del IVA.

INCERTIDUMBRE

Según han indicado Amor y Moreno-Opo, los datos que recoge el barómetro, realizado a finales de 2015, señala que los autónomos tienen una "mejor percepción" de la situación que a finales de 2014, cuando se realizó el anterior.

Se ve, han añadido, una perspectiva positiva en lo referente al consumo y en cuanto a la evolución de sus propios negocios, aunque, han puntualizado, se "empiezan a vislumbrar ciertas incertidumbres" por la inestabilidad política en relación a las contrataciones a futuro.

Ha aumentado, en este sentido, el número de autónomos que no quieren definirse en este aspecto, a la espera de ver lo que va a pasar y "qué políticas se van a aplicar".

Los dirigentes de ATA han hecho hincapié en que "no podemos permitir" que las buenas perspectivas se pierdan y han pedido priorizar políticas en sectores como los autónomos.

Asimismo, han reclamado la aprobación cuanto antes de los Presupuestos regionales para este año, presupuestos que contemplen una reducción de la presión fiscal.