Los votos en contra del PP han imposibilitado la tramitación de la Ley contra el fracking presentada por el PSOE y que sí ha contado con el respaldo del resto de grupos a pesar de que ha generado críticas por parte del procurador 'popular' Mariano Ibáñez, quien ha tildado la propuesta socialista de "hipócrita" y de "postureo", ya que, a su juicio, el único objetivo es "lavar conciencias"

El debate de la toma en consideración de esta Proposición de Ley ha arrancado con la lectura del informe de la Junta sobre el texto normativo a través del que trasladaba su criterio "no favorable" a la tramitación, ya que, entre otros argumentos, la normativa podría contar con un recurso de "inscontitucionalidad", según el Gobierno regional, porque, a su juicio, regula ciertos aspectos que son competencia del Estado.

Tras la lectura de este informe el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, ha defendido la Proposición de Ley de medidas de protección ambiental para la extracción de hidrocarburos no convencionales y el fracking en Castilla y León tras considerar que los argumentos esgrimidos por la Junta sobre el texto son "peregrinos". "Lo primero es no hacer daño, la prudencia, la intención es la protección", ha manifestado Tudanca.

En concreto, el líder socialista, ante la mirada de alcaldes y concejales de las Merindades que han seguido el debate desde la tribuna de invitados del Hemiciclo, se ha referido a numerosos estudios en los que se asegura que la práctica del fracking trae consigo "importantes riesgos" para la salud, además de generar agentes contaminantes en el agua y el aire.

Junto a estas premisas Tudanca ha defendido la decisión de muchos países de prohibir esta práctica. "Nos preocupa que aumenten los índices de hospitalización, hay que tener garantías de que no se juega con la salud de los ciudadanos", ha insistido el líder socialista, quien ha sumado a esta preocupación principal la necesidad de "salvaguardar" el paisaje.

Tras estos argumentos Luis Tudanca ha asegurado que una explotación de este tipo no "es tan provechosa", ya que supone un "desierto industrial" en su entorno. "No queremos más guetos ni más riesgos en nuestro futuro", ha aseverado, tras lo que ha insistido en que el único objetivo del PSOE con esta normativa es "proteger el medio ambiente, la salud, la agricultura, el turismo y responder a la demanda de los ciudadanos de zonas afectadas".

La toma en consideración de esta normativa ha sido respaldada por el Grupo Mixto, ya que, en palabras de su portavoz, José Sarrión, esta técnica entraña "graves riesgos" de contaminación en las zonas donde se instala, además de posibles "derrames tóxicos". "Es una técnica que tiene riesgos importantes que deben ser rebatidos, pensemos en la población y no en las grandes multinacionales", ha aseverado.

El grupo Podemos también ha respaldado la propuesta socialista, ya que, para el procurador Félix Díez esta práctica es un "despropósito". "Lo primero es la gente, estamos de acuerdo en que esta Proposición de Ley ayuda a defender a la gente, es una apuesta por el futuro de Las Merindades y por la vida", ha manifestado.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, a pesar de no mostrarse a favor de llevar a efecto una ley a través de la que se pretende "prohibir" una práctica que todavía no se ha desarrollado sí se ha mostrado favorable a su tramitación en pro del debate parlamentario.

Sin embargo, el procurador del PP se ha mostrado en contra al considerar "hipócrita" esta proposición socialista, ya que ha apuntado al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero como el responsable de que se comenzara a introducir el fracking en España mientras el PSOE entonces "no movía ni un solo dedo". "Ustedes son los responsables principales de que se aprobaran lo proyectos que ahora tanto les preocupan", ha manifestado.

Así, tras considerar que la iniciativa tiene como pretensión "lavar conciencias" y ejercer la política del "postureo" ha garantizado que desde la Junta de Castilla y León "en ningún caso" se tomarán decisiones sobre actividades económicas que puedan suponer un riesgo para la población, por lo que "siempre" habrá una garantía de controles previos.

Ante estas acusaciones y en aras al Reglamento el PSOE solicitó un turno de dúplica respaldado por Podemos y que el PP no vio oportuno pero que finalmente la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, sí considero procedente.

De este modo, en su segunda intevención Tudanca ha confiado en que salga adelante un gobierno liderado por Pedro Sánchez para que no sea "tan insensible" como el del PP, al tiempo que ha considerado que si alguien tiene que pedir perdón en este país es el PP por "los casos de corrupción". "Espero que no pase como con la minería o la trama eólica, protejan a los trabajadores, nuestro medio ambiente y nuestro futuro", ha reclamado.

"No le gusta cuando digo verdades", ha replicado el procurador 'popular'. " Es normal que usted se enfade lo que hacen es postureo e hipocresía", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.