Abordar el miedo a la muerte, el sufrimiento propio y ajeno, y la falsa ilusión de inmortalidad son condiciones necesarias para dar un paso más en la lucha contra el cáncer, según afirma el coordinador de la Comisión de Psicooncología del COP tinerfeño, Anastasio González.

Hoy miércoles, 4 de febrero, es el día señalado por la OMS como Día Mundial contra el Cáncer con el objetivo de concienciar y desestigmatizar lo relativo a esta enfermedad.

Según los últimos datos publicados por la Sociedad Española de Oncología Médica, se observa una reducción del 13% en la tasa de mortalidad por cáncer en España, si bien la incidencia —o casos nuevos en un año— ha aumentado lentamente, más en los hombres que en las mujeres.

La reducción de la mortalidad queda clara debido al avance en los tratamientos y la investigación, mientras que para el aumento de la incidencia hay tener en cuenta diferentes variables.

Para la Asociación Española contra el Cáncer, cerca del 80% de los cánceres se deben a agentes externos que alteran las células y permiten el desarrollo de la enfermedad.

El consumo de tabaco, alcohol, la falta de ejercicio, dietas no equilibradas, agentes químicos relacionados con las actividades industriales, radiaciones ionizantes (rayos X) y no ionizantes (rayos UVA) son parte de una lista de factores de riesgo que se deberían evitar.

Por este motivo se hace necesaria la puesta en marcha de programas de prevención, concienciación e información para reducir esta incidencia relacionada con agentes externos. Los tipos de cáncer más frecuentes —colorrectal, próstata, pulmón, mama y vejiga— están relacionados con la falta de hábitos de vida saludables y de control de agentes externos.

Desestigmatización del cáncer

Estos datos sirven para tomar conciencia, pero el psicólogo Anastasio González, experto en Psicooncología, se pregunta qué sucede con la desestigmatización de todo lo que rodea al cáncer.

Según el experto, "sólo con nombrar la palabra cáncer visualizamos dolor, sufrimiento y muerte. El uso social y mediático de frases como 'larga y penosa enfermedad' se usan a diario y en muy diversos ámbitos, desde los propios sanitarios hasta los familiares y amigos".

Para el psicólogo, "esto no sólo representa un aumento del estigma en personas afectadas por cáncer, dando validez a creencias que incrementan el dolor; lo que se esconde detrás de todo esto es el miedo a enfrentarse con la realidad, con la falta de habilidades para afrontar los propios miedos, con ver de frente el sufrimiento del otro y, en algunos casos, lidiar con la propia muerte".

En su opinión, "si conseguimos vencer el estigma, veremos esta enfermedad de otra forma y el paciente dejará de sufrir ese dolor que no es físico, sino emocional; que hace que la persona afectada se sienta sola, desamparada existencial y emocionalmente".

Estas actitudes, añade el psicólogo, "crean situaciones de silencio, que le afectan mucho y que impiden habilitar espacios en los que hablar de la enfermedad, de los sentimientos, de asuntos pendientes; de sentirse vivo con las personas que les rodean".

González insiste en que "sentir el vacío de las personas que amas, sentir el silencio impuesto por el miedo o sentir que estás solo es lo peor a lo que una persona con cáncer se puede someter".

A su juicio, "la desestigmatización del cáncer es tarea pendiente y la asignatura más importante para trabajar en la sociedad; esto es, educar para la vida y abordar el miedo a la muerte, en lugar de seguir dando la espalda al dolor propio y ajeno, al sufrimiento y la creencia de inmortalidad e ilusión de control, con lo que conseguiríamos un paso más en la lucha contra el cáncer".