El Ejecutivo local de Marbella (Málaga) impulsará en los próximos días un conjunto de medidas recogidas en el Código de Buen Gobierno cuyo objetivo es fomentar la ética entre los concejales de la Corporación y fomentar la credibilidad y la participación de los vecinos en asuntos públicos, según ha indicado este miércoles el concejal de Transparencia, Miguel Díaz.

El documento se inspira en recomendaciones propuestas por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y entre las cuales destaca la presentación de declaraciones de bienes, patrimonio, participación en sociedades y renta que tendrán que hacer los concejales de la Corporación y personal directivo del Ayuntamiento cuando asuman y dejen sus cargos, ha indicado Díaz, que ha comparecido en rueda de prensa.

Además, no podrán realizar actividades privadas que estén relacionadas con la labor municipal o rechazar regalos de particulares y empresas.

El documento recoge también mecanismos para evaluar de forma obligada el grado de cumplimiento de los acuerdos. "Este código es un paso más dentro de los compromisos por la transparencia y la democracia participativa", ha apuntado Díaz.

El Gobierno local confía en que esta medida, junto a otras como la aprobación del proyecto Gobierno Abierto y la adhesión a la Red por la Transparencia y Participación de la FAMP, sirvan para mejorar en los índices de la ONG Transparencia Internacional.

El proyecto se aprobará en junta de gobierno Local la próxima semana y posteriormente se elevará al Pleno. Díaz ha expresado su deseo de que el contenido del documento pueda entrar en vigor en abril.

"Una medida de estas dimensiones no existía con el anterior Equipo de Gobierno. Su importancia radica en que recoge los principios para lograr un gobierno ético y transparente y consolidar la participación de los vecinos", ha concluido el concejal.

Consulta aquí más noticias de Málaga.