Sueños porcinos
Un grupo de lechones en una feria de alimentos y agricultura en Berlín. Wolfgang Kumm / EFE

Los dos jóvenes de 19 y 22 años, de Huércal-Overa (Almería), investigados por acabar presuntamente con la vida de 72 lechones por aplastamiento, han negado este miércoles ante el juez haber matado a los animales, aunque han admitido haber saltado sobre ellos y haberlo grabado en vídeo, lo cual han calificado como "una payasada".

Ambos han comparecido este miércoles en calidad de investigados por delitos de maltrato animal y daños ante el Juzgado de Instrucción 3 de Huércal-Overa, cuyo titular, tras oír su declaración, les ha puesto en libertad con cargos y sin medidas cautelares.

Los investigados son empleados del denunciante que, en el momento de los hechos, estaban destetando a los lechonesFuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía han indicado que D.A.A. y M.R. han abandonado la sede judicial sin que el juez instructor haya adoptado medidas cautelares contra ellos, aunque permanecen bajo la condición de investigación en el procedimiento incoado a raíz de la denuncia que el propietario de la explotación porcina interpuso ante la Guardia Civil, quien tuvo conocimiento de los hechos al ver el vídeo grabado por los denunciados y difundido a través de Whatsapp.

Precisamente el denunciante compareció ante el juzgado instructor el lunes para ratificarse en la querella contra sus empleados, quienes cometieron presuntamente la matanza el 7 de enero mientras realizaban el destete de los lechones y los trasladaban a los módulos de recría.

Saltó hasta en tres ocasiones

Según la investigación realizada por los agentes del Seprona de Chirivel, durante esta tarea, los jóvenes aprovecharon el momento en el que los cerdos se encontraban en el pasillo de traslado para cerrar el acceso y la salida al módulo, por lo que los animales no tenían posibilidad de escapar.

Los presuntos autores tienen 19 y 22 añosAsí, mientras uno de ellos grababa con su teléfono móvil, el otro trabajador saltó al pasillo hasta en tres ocasiones, cayendo con todo su peso sobre los lechones. De esta forma sacrificó a 19 animales, mientras que otros 53 quedaron malheridos aunque finalmente también fallecieron por las lesiones traumáticas.

Los investigados distribuyeron la grabación de vídeo a través de la plataforma WhatsApp. Fue así cómo a los pocos días el responsable de la explotación porcina tuvo conocimiento del suceso y alertó a los agentes, quienes tras visionar el vídeo, identificaron y localizaron a los presuntos autores.

Consulta aquí más noticias de Almería.