La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha comentado este miércoles, ante una posible refundación del PPCV, que "aunque la mona se vista de seda corrupta se queda" al respecto ha advertido: "no es una cuestión de cambiar de siglas sino de cambiar a los corruptos porque la gente no es boba y aunque se cambien las siglas, la gaviota y se pongan otro animalito la gente sabrá quienes son".

Oltra, preguntada por el planteamiento del PPCV de convocar un congreso extraordinario para impulsar un nuevo partido, ha recalcado al respecto que lo que deben hacer los populares valencianos es "cambiar a sus generales" y que entre "una nueva dirección" porque de la cúpula de dirigentes actuales "no hay ninguno que se salve".

Así, ha recordado que la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, "habla mucho" pero estaba de asesora del exconseller de Educación, Alejandro Font de Mora, y del exsecretario autonómico, Máximo Caturla, "cuando estaban saqueando Ciegsa", mientras que ha cuestionado asimismo que la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá no supiera nada de la operación Taula cuando "decidía hasta dónde se ponía el árbol de Navidad en la plaza del Ayuntamiento". "Si es que estaban todos ahí y no se enteraba ninguno de nada", ha cuestionado.

"Cuando iba y se gastaba 700 euros en una habitación de hotel en Madrid tampoco se enteraba ni cuando se gastaba 600 euros en berberechos y ron Cacique tampoco se enteraba", le ha recriminado Oltra en alusión a las facturas presuntamente no justificadas que denunció Compromís dentro del caso 'Ritaleaks' y que están siendo investigadas por los tribunales.

Problema estructural de corrupción

En ese sentido, ha apuntado que lo que hay es "un problema estructural de corrupción dentro de un partido que se ha dedicado presuntamente a financiarse a través de saquear las arcas públicas, salpicado de corrupción todas las instituciones en las que ha gobernado, que toda la central operadora estaba en la libreta de Bárcenas, todo centralizado, eso sí". "Todo ello les inhabilita para gobernar en ningún lugar", ha recalcado.

Por ello, ha argumentado que aunque "se cambien el logo y la mascota van a ser más creíbles" sino que deben hacer "una limpieza que lo de Hércules en los establos fue una cosa insignificante al lado de esto" porque "todo el mundo tiene conexiones con esto".

Oltra ha aclarado que siempre se refiere a "los dirigentes actuales" y no "a los militantes de base, que bastante vergüenza tiene que estar pasando, y mucho menos a los electorales que les han votado". "Estoy hablando de una cúpula de dirigentes que en estos momentos se debería eliminar entera porque no hay ninguno que se salve", ha recalcado.

Preguntada por si la dirección nacional debería presionar a Barberá, ha replicado: "Pero si Génova —sede del PP— está igual". "Pero si es que la libreta de Bárcenas se escribía en Génova, el despacho de Rajoy o una de las plantas se hizo en dinero negro, se sientan en sillas compradas con dinero negro". "La que no sale de su asombro soy yo porque están inhabilitados", ha instituido.

Por ello, ha reclamado que "entre una nueva generación nueva porque seguro que tienen muchos afiliados que pueden asumir el mando" pero "a los generales hay que quitarlos para que entre gente nueva y honrada, con su ideología de derechas peor honrados, al menos que roben".

Así, ha señalado que es una "premisa básica" para entrar en política: "cada uno piensa como quiere porque para eso está la democracia pero las manitas en los bolsillos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.