La alianza para la lucha contra la pobreza infantil que conforman la Junta de Andalucía, el Defensor del Menor y entidades locales, sociales y empresariales, ha permitido configurar una red de trabajo y protección a los menores, según ha anunciado este miércoles la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio.

Durante su comparecencia en comisión en el Parlamento, la consejera ha detallado que de esa red forman parte administraciones públicas, organizaciones de la iniciativa social, agentes sociales y económicos y el tejido financiero de Andalucía.

Sánchez Rubio ha informado durante su intervención que en la Alianza participan la Junta de Andalucía, corporaciones locales, el Defensor del Menor en Andalucía, entidades sociales y organizaciones no gubernamentales (Unicef, Cruz Roja, Save the Children, Federación de Banco de Alimentos o Adima, entre otras), agentes sociales con representación general (CEA y Cepes), empresas de alimentación, sociedades científicas relacionadas con la atención integral a la infancia y entidades financieras.

Así las cosas, su compromiso conjunto permite profundizar en la coordinación de todos los servicios disponibles para paliar las necesidades de los menores a través de una gran red de atención.

La responsable de asuntos sociales ha señalado que las actuaciones que se están poniendo en marcha se ajustan a varios ejes de intervención prioritaria, Servicios Sociales; Educación; Salud, Vivienda y, por último, nuevas formas de gobernanza, para facilitar la colaboración y la coordinación efectiva con iniciativas solidarias.

Para poner en marcha estas actuaciones, Sánchez Rubio ha señalado que ya se han constituido cuatro grupos de trabajo que desarrollan, entre otras materias, la elaboración de un diagnóstico de situación sobre la pobreza infantil en Andalucía y la creación de la plataforma del trabajo en red de los profesionales; proponer Proyectos para la lucha contra la pobreza infantil en Andalucía para su presentación a la Unión Europea, a fin de que los mismos puedan ser financiados a través de Fondos Europeos.

De la misma forma, trabajan en la elaboración de documentos relativos a protocolo estandarizado, contrato de adhesión de las familias, y modelo de tarjeta, así como a determinar indicadores de pobreza y sistema de alerta para la detección temprana de la pobreza extrema; y en la elaboración de un catálogo de prestaciones de la Alianza que facilitara a todos los participantes en la misma, en particular a los Servicios Sociales Comunitarios, propiciando el conocimiento mutuo de las posibilidades de ayudas a las familias.

Todas estas medidas de la alianza quedarán incluidas en el II Plan Integral de Atención a la Infancia en Andalucía que consolidará la estrategia de lucha contra la pobreza infantil en un marco que propicie un desarrollo pleno, seguro y en libertad para todos los niños y niñas de Andalucía.

Por otro lado, Sánchez Rubio ha explicado que más de 130.000 menores han sido beneficiarios en 2015 de las medidas recogidas en la alianza puesta en marcha por la Junta de Andalucía. El año pasado, la Junta de Andalucía ha invertido un total de 165 millones a políticas relacionadas con la infancia que han dado continuidad a las actuaciones ya realizadas.

En ese sentido, se ha mantenido el refuerzo en la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos del que en este curso se están beneficiando más de 25.000 menores, así como el refuerzo de las comidas para menores durante la época estival a través de 62 escuelas de verano para unos 4.300 niños y niñas que se encuentran en especial situación de vulnerabilidad, ha explicado.

Por otro lado, ha indicado que el Programa de Ayudas Económicas Familiares viene a complementar también el conjunto de acciones para la atención a las necesidades básicas de alimentación de los menores. En 2015 se beneficiaron de estas ayudas un total de 28.000 menores, mientras que con el Programa de Ayuda a la Contratación, han sido unos 30.000 menores y cerca de 43.000 gracias a las ayudas del Ingreso Mínimo de Solidaridad.

Todas estas medidas de la Junta de Andalucía han permitido que en los últimos años se haya amortiguado los efectos de la pobreza en las familias. Concretamente, el impacto de las transferencias sociales de Andalucía supuso, en 2012, una reducción de un 13 por ciento del riesgo de pobreza, del 16 por ciento en 2013 y del 17,7 por ciento en 2015.

Para la titular de Igualdad y Políticas Sociales, la alianza contra la pobreza infantil "elimina iniciativas de estética benéfica o estigmatizante, que ningún bien reportan a los y las menores, garantizando que todas las actuaciones se lleven a cabo respetando al máximo la dignidad y la intimidad de la vida personal y familiar".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.