Las defensas han coincidido hoy en que el objetivo no era acabar con la vida de la víctima del crimen en la calle Vara de Rey; se trató de un "robo fácil" que "se fue de las manos". En cuanto a la autoría del asesinato, al igual que sus defendidos se han centrado en acusar al otro.

Tras las acusaciones, ha comenzado a intervenir el abogado defensor de A.V.A (alias 'El Velas'), quien ha comenzado aseverando que "no hay prueba determinante" de que su defendido "matara a la víctima".

Ha comenzado alegando cómo El Velas "ha mantenido los mismos hechos estos dos años", para añadir que "no podemos decir lo mismo del otro acusado", que en varias ocasiones ha dicho estar "en shock" y no recordar los hechos.

Lo que "pasó", ha dicho, es que 'El Velas' planificó entrar a robar a casa de una mujer que "podría tener dentro muchas joyas" y, para ello, estableció contacto con F.J.L porque practica Muay Thai y podría dejarla inconsciente, de forma que ni recordara quien le había robado, ya que "todo el mundo la conocía como La Loca".

Para ello, llevaron consigo "bridas, cinta aislante, y un calcetín"; y ha añadido: "Sería de los pocos crímenes que se comenten con unas bridas, un calcetín y guantes de látex".

Ha añadido que "no fueron los más espabilados del mundo" porque, de hecho, "activaron la central de alarmas". Esto es algo que también ha apuntado la defensa de F.J.L, quien ha dicho que los hechos se desencadenaron por la "manera chapucera de actuar", pero que, ha insistido, iban a robar y no tenían intención de acabar con la vida de la señora.

"Se les fue de las manos", ha dicho el abogado de 'El Velas'; "En ningún momento quisieron acabar con su vida", ha añadido.

En cuanto a quien la mató, ambos han dicho que su defendido, respectivamente, escuchó un ruido y fue el otro quien la mató. En cualquier caso coinciden en que "no ha quedado acreditado" quien la mató y es una acusación que hay que "probar".

"El único que conocía a la víctima era El Velas", ha apuntado la defensa de F.J.L, que ha señalado que la transferencia de ADN de éste se debió al momento que la agarró para reducirla. Ambos piden dieciocho meses para su defendido por un delito de robo en casa habitada, "en grado de tentativa", ha añadido la defensa de F.J.L.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.