Más de 5.000 jóvenes de toda España participan desde hoy hasta el próximo domingo en Granada en el II Encuentro de Roleros para disfrutar de unas macrojornadas de ocio alternativo con juegos de rol, mesa, cartas, talleres y charlas.

Nueva forma de diversión

Las jornadas gratuitas se inauguraron hoy en la residencia de estudiantes Fernando de los Ríos, donde los participantes se alojarán, de la mano de las tres asociaciones granadinas -Sigma Draconis, Kiseki e Iudex Fati- que apuestan por "una nueva forma de diversión para la juventud".

Esa nueva forma de disfrute está compuesta por juegos de guerra, cartas, rol de mesa, vídeo consolas, maquillaje de cine, armas de gomaespuma, escenografía o escritura japonesa, las cuales han atraído a jóvenes españoles y de otros países, entre ellos Rusia, a participar en un encuentro que el año pasado sobrepasó las 2.000 personas.

Mecánica del juego

Uno de sus organizadores, Juan Tomás Romero, explicó que los juegos de rol consisten en que el 'master', la persona que narra la historia y controla el juego, distribuye unas fichas con diversos personajes a los jugadores, que se meten en su papel correspondiente.

"Es como un teatro cuya historia se desarrolla sobre la marcha"

"Es como un teatro cuya historia se desarrolla sobre la marcha, según cómo actúen sus jugadores", definió Romero, y añadió que algunas de las actividades destacadas este año son juegos interpretativos de temáticas tan conocidas como Harry Potter, el Alatriste de Arturo Pérez Reverte o Roma.

Mitos

Los juegos de rol se enfrentan al 'desconocimiento' de la sociedad y a la creación de 'mitos negativos' en torno a este modo de ocio, según expresó uno de los organizadores del encuentro, que impartirá uno de los cursos organizados para desmitificar y dar a conocer a los asistentes qué son los juegos de rol.

Una de las noticias que los medios de comunicación han difundido relacionadas con los juegos de rol fue el asesinato el pasado mes de junio de un joven durante una discusión cuando jugaba a la PlayStation en Cambados (Pontevedra).

Pero la noticia que marcó la percepción del rol en la sociedad fue el caso de un chico de 16 años, aficionado a las artes marciales y al vídeo juego de rol Final Fantasy VIII, que degolló con una catana a su padre, su madre y su hermana en la pedanía de Santiago el Menor (Murcia) en 2000.

Quienes se sientan en la mesa saben que están jugando y que no es el mundo real

Algunos de los mitos que pretenden "desmitificar" en los cursos que impartirán los próximos días son que el jugador y el personaje son la misma persona, puesto que quienes se sientan en la mesa saben que están jugando y que no es el mundo real.

Además, destacarán que los juegos "no convierten a los participantes en criminales", ya que depende de los factores psicológicos de cada uno porque el que es criminal, lo "será jugando al rol o al ajedrez", por lo que la criminalidad "depende de la persona y no del juego", señaló.