Rita Maestre, la mano derecha de Manuela Carmena, con permiso de Marta Higueras, seduce en las distancias cortas. De verbo fluido y juventud exultante (27 años), la portavoz del Ayuntamiento de Madrid ha reconocido que en estos primeros meses de gobierno la convivencia con los responsables de la Comunidad no está siendo sencilla pese a que se han llegado a algunos acuerdos. "Cristina Cifuentes está haciendo la oposición que no logra hacer Aguirre en la política municipal", ha asegurado esta polítóloga madrilena, que este miércoles desgranó en un encuentro con 20minutos los principales temas de actualidad local y nacional. "La Comunidad trata de politizar permanentemente todos los temas de actualidad. Parece que está instalada en la conflictividad. Hemos hecho muchos esfuerzos por acercarnos, pero han sido en vano", ha añadido.

Maestre ha mostrado su disgusto ante la actitud que ha tenido el Gobierno regional en ciertos temas relacionados con la contaminación, el urbanismo o la salud: "No nos han consultado nada en materias en las que el Ayuntamiento de Madrid tiene mucho peso, como puede ser la modificiación de la Ley del Suelo". El pasado mes de diciembre, la Asamblea dio luz verde, con los votos del PP y Ciudadanos, a la derogación del artículo 39 de la Ley del Suelo que prohíbe construir más de tres alturas en los nuevos desarrollos.

Los contratos integrales te dejan un margen de negociación muy pequeño y presentan unas directrices políticas que priorizan unas zonas sobre otras La portavoz municipal ha repasado algunos de los asuntos que más preocupan a los vecinos de Madrid. Uno de los más polémicos es la regulación de la terrazas, que han proliferado en los últimos años. En este sentido, Maestre ha anunciado que el Ayuntamiento prepara una nueva norma para intentar regular esta problemática y así "respetar el descanso de los vecinos": "Hemos creado una mesa de evaluación para regular la instalación de terrazas. Queremos que haya una unificación de la normativa y por eso estamos estudiando la posibilidad de poner límites a las terrazas con una nueva regulación. Pero no somos antiterrazas".

Maestre ha expresado su preocupación además por la limpieza viaria de la capital, una asignatura que aún tiene pendiente el nuevo equipo de Gobierno de Ahora. "La gente te elige para que gobiernes y gestiones y eso es lo que estamos intentando hacer", ha dicho la concejala madrileña, quien ha apuntado al origen de los males: el contrato integral que firmó Botella por ocho años. "Tenemos las manos muy atadas en este sentido. Son contratos cerrados que te dejan un margen de negociación muy pequeño y presentan unas directrices políticas que priorizan unas zonas sobre otras".

La concejala ha reconocido también el "error" que ha cometido recientemente el Consistorio en el inicio de la retirada de símbolos franquistas de los espacios públicos de la capital. "Nos hemos equivocado y ya hemos rectificado el error", ha afirmado en referencia a la retirada de la placa en homenaje a los ocho beatos carmelitas fusilados en la Guerra Civil que había sido eliminada del cementerio parroquial de Carabanchel Bajo. También ha querido opinar sobre el reciente informe preliminar elaborado por la Subdirección General de Auditoría de la Deuda, dependiente del área de Economía y Hacienda, que ha concluido que el Consistorio, gobernado por el PP, gastó 32,4 millones de euros en contratar con empresas salpicadas por la Operación Púnica, la trama de corrupción municipal encabezada por Francisco Granados, exalcalde de Valdemoro y hombre de confianza de Esperanza Aguirre. "Es posible que en los próximos meses se añadan más contratos y empresas", ha advertido, aunque "de momento estamos analizando los documentos y si encontramos algo iremos directos al juzgado".

"Esperamos que Wanda se quede"

Sobre el futuro del Edificio de Plaza de España, la portavoz municipal ha manifestado que "esperamos que Wanda se quede", aunque ha calificado de "irresponsable" la postura que ha adoptado en los últimos tiempos el grupo inversor chino, que no ha aclarado sus intenciones después de las informaciones que han señalado su intención de renunciar al proyecto: "Las conversaciones que hemos mantenido a nivel técnico y político han sido positivas, pero no sé lo que va a pasar al final. Lo único que tenemos claro es que si hay que derribar el edificio se hará manteniendo la fachada, y ellos lo saben".

En cuanto a la Operación Calderón y Chamartín, dos de los proyectos urbanísticos en marcha más importantes de la capital, ha considerado que aún falta mucho para que vean la luz. "La Operación Chamartín va poco a poco. Es un proyecto muy complejo en el que hay muchos intereses en juego. No podemos seguir construyendo mientras haya en Madrid cientos de casas vacías. En esa zona, por ejemplo, las cuatro torres están medio vacías. Respecto a la Operación Calderón, vamos a esperar porque es un proyecto que está muy judicializado", ha explicado.

Más preocupada se ha mostrado por el juicio que tiene el próximo 18 de febrero por el asalto que protagonizó a una capilla en marzo de 2011 en el campus de Somosaguas. De hecho podría dejar su cargo si es condenada: "Me plantearía dejar el Ayuntamiento si la sentencia es en contra", ha afirmado. "Continúo defendiendo que los edificios públicosuniversitarios deben ser empleados para los fines académicos que le dan sentido. Mantengo que Iglesia y Estado deben estar separados", ha agregado. 

"La pelota está en el tejado del PSOE"

Maestre no ha eludido tampoco cuestiones de política nacional. No en vano, ella es militante de Podemos. Este partido ya ha manifestado su intención de apoyar a Pedro Sánchez para sea investido presidente: "Hemos sido muy claros. La pelota está ahora en el tejado del PSOE, que es el que tiene la responsabilidad de formar gobierno". La concejala ha opinado que el Ayuntamiento de Madrid, donde Ahora Madrid logró el apoyo del PSOE en la investidura, es un buen ejemplo de que ambas formaciones "pueden trabajar en conjunto" para gobernar España.

Consulta aquí más noticias de Madrid.