El subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, ha asegurado que "la seguridad va a estar perfectamente cubierta" este miércoles en Cazalilla, donde cada 3 de febrero se lanza una pava viva desde el campanario de la parroquia Santa María de la Magdalena con motivo de la festividad de San Blas y no sin polémica ante las críticas de diferentes colectivos por el daño que se causa al animal, algo que niegan los defensores de esta costumbre.

A preguntas de los periodistas sobre esta tradición y la posibilidad de que haya concentraciones, Lillo ha explicado que "quien solicita una manifestación o una concentración ya sabe que las condiciones para que se pueda celebrar es que tiene que cuidar de su orden público" y "controlar a sus componentes".

En cualquier caso y "como es lógico", habrá presencia "suficiente" de la Guardia Civil tanto con agentes de paisano como de uniforme con objeto de controlar la situación y en base también "al tipo de reunión que hay y de las características que tiene por los estudios y controles" que se han venido realizando.

"Le puedo garantizar a todo el mundo que la seguridad va a estar perfectamente cubierta por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en este caso la Guardia Civil, que es la zona que le corresponde", ha hecho hincapié Lillo.

Consulta aquí más noticias de Jaén.