Teatro Lux
La sala del Teatro Lux, donde se produjo el suceso. INSTAGRAM / TEATRO LUX

Un médico recién graduado que asistía como espectador a la obra de teatro fue el que reparó en que algo iba mal, en que la escena en la que el actor italiano Rafael Schumacher se ahorcaba era más real de lo que debería.

Gracias a la alerta de este médico el actor, que se estaba estrangulando con una soga de forma real no murió, sin embargo no pudo evitar que éste quedara en coma por la falta de oxígeno.

Según ha declarado el director del teatro, la escena incluía la interpretación de un suicidio con un arma de fuego falsa, pero fue el actor, de 27 años, el que en el último momento y según la dirección sin avisar a sus responsables, cambió de método y optó por fingir su muerte ahorcándose.

No dejó nota de suicidio y no tenía razón para suicidarse Según publica el Mail Online, la investigación apunta a que la caja en la que debía apoyarse el actor se movió, que la soga, que debía ser falsa no lo era y que además Schumacher no llevaba un arnés de seguridad que le sujetara en caso de accidente.

El director de arte del Teatro Lux, en Pisa, aseguró que estaban "consternados" y que "nadie, ni siquiera nosotros, entiende cómo sucedió".

Una de las tesis de la policía es que el actor habría podido intentar un suicido real en plena escena, cosa que la madre del joven descartó, aunque reconoció que "acababa de perder a su padre y había terminado una relación", aunque "había encontrado la serenidad de nuevo". 

Apostilló la madre del actor que "no dejó nota de suicidio y no tenía razón para suicidarse".