El paro registrado subió en 57.247 personas en el mes de enero, un 1,4% respecto al mes anterior, situando el número de desempleados en 4.150.755  personas, según ha informado este martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que considera enero un mes "tradicionalmente malo para el mercado laboral", en palabras del secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

En términos interanuales, el paro registra una caída de 374.936 personas, un -8,28%.La subida del desempleo coincide con el fin de la campaña de Navidad, pero es la menos pronunciada en este mes desde 2004: de hecho, durante la crisis económica, de 2008 a 2014, siempre se registraron incrementos del desempleo superiores a 100.000 personas y  en enero de 2015 este incremento había sido de 77.980. En términos interanuales, además, el paro experimenta una caída de 374.936 personas, un -8,28%.

El número de contratos registrados, por su parte, ha sido de 1.396.929, lo que supone una caída de 197.986 respecto al mes anterior (un 12,4%), especialmente por el menor número de contratos temporales (-215.740); los indefinidos han crecido, sin embargo, en 17.754 registros. Pese a la caída de contratación en enero, la cifra de contratos registrados el pasado mes supone un incremento del 2,13% sobre el mismo mes del año 2015.

Datos destacados del informe de desempleo

  • Los parados, peor cubiertos que nunca en diciembre. La cobertura a los desempleados se situó en el 55,19% en diciembre —el dato se calcula con un mes de retraso respecto al paro—, frente al 57,61% de un año atrás. Esta tasa de cobertura es la más baja en un mes de diciembre al menos desde que comenzó a medirse la serie en 2001 y supone que el 45% de los parados no disfruta de ningún tipo de ayuda. La cuantía de la prestación fue de 815,4 euros, apenas una décima superior a la de hace un año. Y el número de beneficiarios de ayudas se rebajó a 2.134.099 personas, 283.643 menos que en el mismo mes del año anterior, un descenso del 11,7% que se refleja en la rebaja del gasto en prestaciones (1.665 millones de euros, un 12,7% menos). "Ha empeorado gravemente la protección a las personas en desempleo", aseguran desde el sindicato CC OO. "Hay dos millones de personas desempleadas que no tienen cobertura", asegura Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, que advierte del caracter nocivo de esta baja cobertura "junto a la persistencia del paro de larga duración".
  • Sube el paro en la Agricultura y los Servicios. La finalización de la recogida de algunos productos agrarios y del 'pico' del comercio durante la campaña navideña, han provocado que el pasado mes suba el desempleo en los sectores de Agricultura (+3.905 personas, un 2,01% más) y en Servicios (67.129 personas, un 2,48% de aumento). Baja sin embargo el paro en la Industria (-475 personas) y sobre todo en la Construcción (-4.821 personas, un 1,06% menos).
  • Aumenta más el paro femenino que el masculino. En una tendencia que también explicaba la última Encuesta de Población Activa (EPA), el paro ha afectado en mayor proporción a las mujeres con el fin de la campaña de Navidad. El paro masculino subió en 16.438 personas (0,88%) y el femenino en 40.809 (1,84%). El desempleo entre los hombres se sitúa ahora en 1.891.673 personas y entre las mujeres, en 2.259.082. "La brecha de género se continúa acrecentand; las mujeres vuelven a ser el colectivo que más ha sufrido el paro", comentan en el sindicato USO.
  • Más paro en todas las Comunidades... excepto Canarias y Baleares. La subida del paro ha sido una nota común en 15 de las 17 comunidades autónomas. Destaca la subida del desempleo en Navarra (4,57%), Cantabria (3,82%) y Galicia (3,34%), y en términos absolutos la lidera Andalucía (9254 parados más). seguida por Madrid (7.978) y Galicia (7.639). Solo desciende el paro en dos autonomías, las dos insulares: Baleares (-1,07%) y Canarias (-0,62%).
  • El mayor número de contratos indefinidos desde 2008. Pese a que los contratos fijos siguen suponiendo un escaso 8,99% sobre el total, el número de contrataciones bajo esta modalidad asciende a 125.612, una cifra que no se producía en enero desde 2008. Considerando solo los fijos y de jornada completa, se observa que solo el 5,64% de los contratos se pueden considerar 'completos' de jornada y duración. Además, el 31,4% de los nuevos contratos siguen siendo a tiempo parcial. Los sindicatos CCOO y UGT hablan de "enorme deterioro" en la calidad del empleo en España, con un alto número de asalariados que sufren "algún tipo de precariedad", como la temporalidad o jornadas parciales no deseadas.

Aún dos millones de afiliados menos que antes de la crisis

La Seguridad Social, por su parte, ha perdido 204.043 afiliados en enero respecto a diciembre (un -1,18%), lo que situa el número de cotizantes en 17.104.357. Este recorte en la cifra media mensual de afiliados es mayor en términos absolutos al de los dos años anteriores, pero inferior al registrado durante los años más duros de la crisis, desde 2008 a 2013.

Según el secretario de Estado de Seguridad Social, el pronunciado descenso de la ocupación se achaca a la hostelería, el comercio y la agricultura, que explicarían casi la mitad de la perdida total de afiliados en enero. Un mes donde finalizan la campaña de comercio navideño y la recogida de algunos productos agrarios en el campo.

"Nunca ha habido un mes de enero sin gran caída de la ocupación, incluso en épocas de bonanza. Pero en este enero, por primera vez en ocho años, la tasa anual de ocupación ha crecido por encima del 3%", ha asegurado en rueda de prensa Tomás Burgos. Efectivamente, la afiliación interanual ha crecido en 529.045 cotizantes, un 3,19% más que hace un año y un avance que no se registraba desde enero de 2007 (cuando la afiliación internual subió  en 623.637 personas, un 3,44% más).

Los 17.104.357 cotizantes en enero de 2016 suponen 146.090 más de los que había en el primer enero de la legislatura de Mariano Rajoy al frente del Gobierno, pero 2.057.494 menos de los que existían en España en el mismo mes de 2008, justo antes de que se desencadenase la crisis ecónomica mundial.

Datos SS enero  Nº Afiliados Variación vs Diciembre Variación interanual
2008 19.161.851 -210.926 (-1,09%) 383.254 (+2,04%)
2009 18.181.743 -349.569 (-1,89%) -980.108 (-5,11%)
2010 17.546.011 -257.828 (-1,45%) -635.732 (-3,50%)
2011 17.361.839 -223.143 (-1,27%) -184.173 (-1,05%)
2012 16.958.267 -271.654 (-1,58%) -403.571 (-2,32%)
2013 16.179.438 -263.243 (-1,60%) -778.829 (-4,59%)
2014 16.173.610 -184.031 (-1,13%) -5.829 (-0,04%)
2015 16.575.312 -199.902 (-1,19%) 401.703 (+2,48%)
2016 17.104.357 -204.043 (-1,18%) 529.045 (+3,19%)


La caída de afiliación durante estos ocho años de crisis e incipiente recuperación económica, en términos de afiliación y sexo de los cotizantes, muestra dos comportamientos distintos. Las mujeres, por un lado, han recuperado prácticamente todo su fuerza de afiliación: las 7.929.739 mujeres afiliadas en enero suponen apenas 144.300 menos de las que había en enero de 2008 y además son 162.572 más de las que había a comienzos de legislatura.

Para los hombres el escenario es distinto. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria afectó de lleno a la corrupción, donde el empleo es mayoritariamente masculino. Según el último dato de afiliación de enero, en España hay 9.174.681 hombres que cotizan a la Seguridad Social: supone casi dos millones menos de los que había en 2008 (y todavía son 16.482 menos de los que encontró Rajoy en su primer enero de legislatura.

Afiliados

De hecho, mientras los sectores de Agricultura y Servicios han recuperado practicamente todo su nivel de afiliación desde 2008, la actividad de la Construcción refleja 1.379.443 cotizantes menos que en el último enero antes de la crisis y la Industria, 622.857 personas menos.

Según el sindicato Comisiones Obreras, esta distribución sectorial de la afiliación "suscita muchas dudas sobre la calidad de la recuperación de la actividad económica", ya que solo aumenta en ramas como las actividades administrativas y los servicios auxiliares, la hostelera y el comercio, las vinculadas a las administraciones públicas, y ahora también la construcción que se empieza a recuperar.