Los socialistas navarros (PSN) han llegado a un principio de acuerdo con Nafarroa Bai e Izquierda Unida para formar gobierno en Navarra. La decisión, que ha sido tomada por unanimidad, aún está pediente de la autorización de la Ejecutiva Federal del PSOE, que hace días descartó pactar con la coalición nacionalista.

Desde la ruptura de negociaciones con dichas formaciones, Ferraz se ha mostrado proclive a un gobierno en minoría de UPN, la marca electoral del PP en la comunidad foral. De hecho, el líder de UPN , Miguel Sanz, tendió hace varios días la mano a los socialistas.

Sin embargo, la Comisión Ejecutiva Regional del PSN, tras reunirse en los últimos días con representantes del partido en toda Navarra, ha acordado una declaración política en la que manifiesta su "criterio favorable para la posible formación de un gobierno de cambio, convivencia y progreso" con Nafarroa Bai e IU.

A la espera de Ferraz

El texto hecho público tras la última reunión expresa la "confianza" de dicho órgano socialista navarro en que la Comisión Ejecutiva Federal, "a quien estatutariamente corresponde la decisión, dé su respaldo a esta alternativa". No obstante, aún no se sabe con exactitud cuántas consejerías corresponderían a cada partido.

La Ejecutiva Regional del PSN se remite a su propuesta formulada el pasado 5 de julio para la posible constitución de un Gobierno de Cambio para la Convivencia y el Progreso en Navarra, por la que ofreció un reparto de consejerías en un Gobierno que estaría presidido por el candidato socialista, Fernando Puras, y que contaría con una parte importante de consejeros independientes.

 

Si el acuerdo llega a buen término, acabaría con la histórica hegemonía de UPN en Navarra
Aquella propuesta fue rechazada por NaBai e IUN-NEB, lo que alejó las posturas hasta este miércoles, en que la Ejecutiva regional socialista reitera que "entiende que los acuerdos susceptibles de ser alcanzados sobre esa base se ajustan al Programa Electoral" de su partido, y "responden correctamente a las expectativas de cambio ofrecidas por el PSN-PSOE y demandadas por la ciudadanía".

Si Ferraz da el visto bueno al acuerdo, el gobierno de coalición entre las citadas formaciones acabaría con la histórica hegemonía de UPN en Navarra, que en las pasadas elecciones autonómicas y municipales del 27 de mayo perdió su mayoría absoluta.