Comité Federal del PSOE
Vista general de la reunión del Comité Federal del PSOE en Madrid. Juan Carlos Hidalgo / EFE

La Ejecutiva del PSOE ha aceptado adelantar el 39 Congreso del partido a finales de mayo tras la petición de algunas federaciones, que no se habían mostrado conformes con su decisión de convocarlo para mediados de junio.

Según han informado fuentes socialistas, después de las discrepancias que surgieron en la noche del viernes, la dirección de Pedro Sánchez propondrá al Comité Federal adelantar a los días 21 y 22 de mayo el congreso, de manera que la consulta a la militancia sería el 8 de mayo.

La fecha del Congreso, al igual que la celebración de primarias el 8 de mayo, va a ser aprobada este sábado por el Comité Federal que se reúne en la sede de Ferraz.

Presión de las federaciones críticas

Así, se ha llegado a una solución intermedia: la dirección quería hacer el Congreso en junio y las federaciones críticas, con Andalucía a la cabeza, defendieron en la noche de este viernes que se convocara para primeros de mayo, con la consulta a la militancia en abril. Las diferencias saltaron en la reunión que tuvo el secretario de Organización del PSOE, César Luena, con sus homólogos territoriales, donde el calendario de Ferraz no obtuvo el respaldo de las federaciones.

Las federaciones críticas con Ferraz abogaban por que el Congreso fuera en mayo para que en caso de que hubiera nuevas elecciones, el partido tuviera un proyecto renovado.

Este sábado, los críticos han llegado al Comité Federal con la intención de pedir a la Ejecutiva que dejara abierta esta convocatoria, para decidirla una vez que se resuelva la gobernabilidad del país. Fuentes socialistas consultadas han asegurado que se instaría a Ferraz a "mover ficha" para evitar una votación en la que le partido se mostrara dividido. Finalmente, sí se votará un calendario concreto, pero a medio camino entre la propuesta de los dos sectores.

El liderazgo de Sánchez, en juego

La fecha del Congreso ha reactivado la discusión sobre el liderazgo de Pedro Sánchez y si debería ser el candidato socialista en caso de nuevas elecciones.

No obstante, Sánchez ya ha anunciado que se presentará a la reelección y que será en las primarias donde se enfrentará con quienes aspiren también a liderar el PSOE.

Pese al acuerdo alcanzado sobre el Congreso, algunos barones han expresado sus discrepancias con el hecho de que el Comité Federal del PSOE haya puesto fecha al cónclave, cuando aún hay mucha incertidumbre sobre el escenario político.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, se ha mostrado partidario de no fijar aún la fecha del congreso, porque sería un "error" hacerlo antes de que se aclare la situación para la investidura.

También se ha mostrado escéptico sobre esta cuestión el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien ha asegurado que ha acudido al Comité Federal no para hablar del Congreso, sino del problema de los ciudadanos y de cómo formar gobierno. "Llevamos cuarenta días y cuarenta noches desde las elecciones y hemos tenido tiempo para hablar de nosotros, para hablar de nosotros, para hablar de nosotros y para hablar de escaños, y no hemos tenido ni un solo minuto los partidos para hablar de los problemas de la gente", se ha lamentado Fernández Vara.

El líder del PSC, Miquel Iceta, se ha posicionado en la misma línea: "No discuto sobre la fecha del congreso".

El último Congreso ordinario tuvo lugar en febrero de 2012, cuando Pérez Rubalcaba fue designado secretario general, ya que la asamblea en la que se eligió a Sánchez en julio de 2014 tuvo carácter extraordinario.

De la celebración del Congreso Federal depende el calendario de los Congresos provinciales y regionales que tendrán lugar con posterioridad, así como el de las Juventudes Socialistas.