La princesa Mako de Japón
La princesa Mako de Japón, en el acto de grado celebrado esta semana en la universidad de Leicester. University of Leicester

La princesa Mako de Japón ha vuelto esta semana a Reino Unido para el acto de grado en la universidad de Leicester, donde culminó sus estudios en Museos de Arte y Galerías como una más, debido al acuerdo al que llegó su familia con el centro para que su identidad no fuera revelada.

Su identidad, que fue ocultada durante un año y revelada en septiembre al finalizar los estudios la joven, apenas fue advertida por algunos alumnos japoneses del centro, aunque el secreto no se conoció en ningún momento.

Convivió junto a otros estudiantes en una residencia y fue una más en los pasillos. "Era una más, casi ningún alumno sabía su verdadera identidad. Fue una estudiante brillante", recordó Simon Knell, uno de sus profesores.

Suzanne Macleod, jefa de la escuela de estudios de museos, explicaba que la elección de su universidad por parte de la familia imperial japonesa no fue casual: "Nuestra conexión con la cultura de Japón es muy fuerte. Muchos de nuestros estudiantes acaban trabajando en galerías relacionadas con ese país".

Mako, de 24 años y nieta del emperador Akihito e hija de los príncipes japoneses Naruhito y Masako, ha acudido esta semana al acto de grado, donde tampoco ha querido destacar, pese a que su identidad ya era conocida.