Daniel Radcliffe
Daniel Radcliffe, junto a su personaje en 'Swiss Army Man'. GTRES / ARCHIVO

Daniel Radcliffe ha salido al paso de las críticas a su película Swiss Army Man, donde interpreta a una especie de zombi con constantes flatulencias. Tras la espantada vivida hace unos días en el festival de Sundance, donde el público abandonó de forma masiva la sala antes del final, muchos críticos han puesto el grito en el cielo sobre la cinta y su argumento, asegurando que es de lo más extraño que han visto en los últimos tiempos. Otros, sin embargo, creen que el error ha estado en llevar la película a Sundance, ya que es un producto más propio de, por ejemplo, Sitges.

Pero si hay alguien que la ha defendido, ese ha sido el propio Radcliffe. Entrevistado por The Hollywood Reporter, el que fuese Harry Potter ha asegurado que estar en Swiss Army Man "fue genial, original, emocionante y completamente loco, y diferente a todo lo que he hecho o leído".

"Al principio, leí el guion y pensé '¡cómo diablo vamos a hacer esto!', pero al final del día lo hacíamos. Era genial. Me encantó el reto físico. Me encantó lo doloroso que podía hacer que pareciesen las cosas", contó, junto a sus compañeros, entre los que se encontraban el protagonista, Paul Dano.

En otra entrevista, en Slate, Radcliffe, asume que al principio pensó que "era imposible rodar una historia así", pero que aceptó el reto porque comprobó que era una historia "interesante, divertida y distinta a las historias sobre muertos que había visto antes".

También Dano, así como la actriz Elizabeth Winstead, aseguraron que lo primero que pensaron es que el guion escrito (y dirigido) por Daniel Kwan y Daniel Scheinert era tan loco que no podían negarse.