Un incendio en Tenerife obliga a desalojar a 2.000 personas de cuatro municipios
El fuego tiene un perímetro de 32,2 kilómetros. (EFE/Cristóbal García) EFE/Cristóbal García

El incendio forestal que ha comenzado este lunes en el norte de Tenerife afecta ya a 2.600 hectáreas, con un perímetro de 32,2 kilómetros, y obligó a desalojar a unas 2.000 personas de cuatro municipios, según informaba el presidente del Cabildo tinerfeño, Ricardo Melchior.

La situación se ha complicado "bastante" respecto al mediodía de ayer porque el incendio ha saltado el cortafuegos que se había instalado en la parte oeste del fuego, según explicaba Melchior en rueda de prensa en la sede del Cecopin.

El incendio ha saltado el cortafuegos que se había instalado en la parte oeste del fuego

Como medida de precaución se ha procedido al desalojo de unas 2.000 personas de entre doce y quince núcleos poblacionales de los municipios de Icod de los Vinos, La Guancha, Garachico y Los Realejos.

Ahora los esfuerzos se centran en detener el avance del fuego a la altura del cono volcánico de Chinyero, por lo que el consorcio de bomberos de Tenerife se encarga de vigilar la parte norte y las brigadas forestales tratan de detener el avance con cortafuegos en el lado oeste.

Precisamente en la zona norte el consorcio de bomberos tiene movilizados a 18 equipos, con otros tantos vehículos y 72 bomberos, entre profesionales y voluntarios.

En la parte oeste trabajan una brigada de alta movilidad, siete brigadas de tierra, siete autobombas, cuatro helicópteros, un hidroavión y cinco unidades del Parque Nacional del Teide.

Los equipos están controlando el frente sur del incendio, que linda con el límite del Parque Nacional del Teide, aunque en una zona de poca masa forestal.

Probablemente intencionado

Ricardo Melchior ha añadido que, aunque no se puede afirmar "categóricamente", hay indicios de sospecha de que el incendio ha sido intencionado, pues en la madrugada del sábado hubo un conato en la zona de Los Campeches (Los Realejos), justo donde empezó el fuego la mañana de este lunes, aunque entonces se pudo apagar a tiempo.

Los esfuerzos de las brigadas forestales se están centrando en establecer un cortafuegos en la zona oeste del incendio ya que se ha declarado otro conato en la localidad de Arguayo, en Chío (Guía de Isora), que no está relacionado con este fuego pero que, si sigue avanzando, podrían llegar a unirse y complicar la situación.

En esta zona podrían trabajar los efectivos que han ofrecido los cabildos de La Palma y El Hierro, y que el presidente del de Tenerife, Ricardo Melchior, ha aceptado.

El titular de la corporación insular ha añadido que en la "cola" del incendio han funcionado los contrafuegos que se instalaron en la ladera de Tigaiga, en el municipio de Los Realejos, donde se iniciaron las llamas.

Melchior subrayaba que la zona forestal que se está quemando "es la mayor de Canarias" y agradeció a los ayuntamientos afectados su colaboración y coordinación con los equipos.

El presidente del Cabildo de Tenerife tiene previsto volver a informar sobre la evolución del incendio a las 09:00 horas de este martes.

2.200 evacuados más en Gran Canaria

Los servicios de emergencia siguen trabajando en la extinción del fuego declarado el viernes en Gran Canaria, que el fuerte viento reavivó ayr, lo que ha obligado a evacuar a 2.200 personas del sur y el suroeste de la isla, donde han ardido entre 4.000 y 5.000 hectáreas de terreno.

Unas 2.200 personas se calcula que han sido evacuadas ayer de los municipios turísticos de Mogán y San Bartolomé de Tirajana, en el suroeste de Gran Canaria, debido al fuego declarado en la isla desde el pasado viernes y que esta madruga se activó y tiene ocho focos.

El mayor núcleo de población evacuado se concentró en el casco de Mogán, de donde se desalojaron a más de 1.000 vecinos, según informó el alcalde, Francisco González.

Los cuatro albergues habilitados para realojar a estas personas están situados en los polideportivos de Mogán y Arguineguín, en el Campo de Lucha de Mogán y en un albergue de Tejeda, y atienden a 1.050 evacuados, pues muchas personas han sido auxiliadas por sus familiares, indicaron fuentes del Gobierno canario.

En estos cuatro albergues se han instalado colchones, se les ha dotado de comida ofrecida por restaurantes de la zona, y personal sanitario atiende a los realojados.

Psicólogos municipales, personal de Cruz Roja y Protección Civil y de Servicios Sociales de los dos Ayuntamientos configuran el dispositivo humano de apoyo, indicaron las fuentes municipales.