Los talibanes descartan dialogar por más tiempo sobre los 22 rehenes surcoreanos

  • Los talibanes exigen para la puesta en libertad de los rehenes, la excarcelación de varios presos insurgentes.
  • "Si intentan atacarnos no podrán llevárselos vivos", advierten
  • Son voluntarios cristianos y fueron capturados el 19 de este mes cuando se dirigían desde la sureña ciudad de Kandahar hacia Kabul.

Los talibanes ya no dialogarán por más tiempo para dilucidar el destino de los 22 surcoreanos que continúan bajo su poder en el este de Afganistán, según declaró un portavoz de la milicia.

"Ya no hace falta dialogar más. Hemos entregado nuestra lista de presos y esperamos una respuesta positiva", aseguró Qari Yousef Ahmadi.

Ya no hace falta dialogar más. Hemos entregado nuestra lista de presos y esperamos una respuesta positiva"

Los talibanes habían exigido para la puesta en libertad de los rehenes la excarcelación de varios presos insurgentes, para lo cual han entregado a las autoridades de Ghazni, la provincia en la que se produjo el secuestro, una "lista completa" con sus nombres.

Uso de la fuerza

Ahmadi había advertido este sábado a las autoridades de que el uso de la fuerza para rescatar a los misioneros, que ya llevan diez días secuestrados, sólo serviría para causar la muerte inmediata de estos.

"Tenemos suficientes fuerzas para defender nuestra posición, pero incluso si intentan atacarnos no podrán llevárselos vivos", había dicho Ahmadi.

El portavoz respondió a las declaraciones del viceministro afgano del Interior, Munir Mangal, quien había asegurado que, de no encontrar una solución pacífica para conseguir la liberación de los rehenes, el último recurso podría ser el uso de la fuerza.

"Las conversaciones prosiguen e intentaremos resolver la situación mediante negociación, pero si no hay otra opción, usaremos medios militares como último recurso para lograr la libertad de los rehenes", dijo Mangal.

La preocupación por la suerte de los rehenes aumentó este miércoles, cuando los talibanes ejecutaron a uno de ellos, el pastor protestante Bae Hyung-kyu, de 42 años y líder del grupo.

Los 23 surcoreanos, todos ellos voluntarios cristianos, fueron capturados el 19 de este mes cuando se dirigían desde la sureña ciudad de Kandahar hacia Kabul y pasaban por la región oriental de Ghazni.

Se trata del mayor secuestro hasta la fecha de un grupo de extranjeros en Afganistán, donde un ingeniero alemán continúa en manos de los insurgentes talibanes.

Antes de declarar el fin de las conversaciones, los talibanes habían fijado varios ultimatos para la ejecución de los rehenes, que fueron ampliando posteriormente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento