El atracador español Jaime Jiménez Arbe, 'El Solitario', abandonó hoy la huelga de hambre que había declarado el jueves tras ser trasladado a una prisión de alta seguridad en Lisboa.

Jiménez Arbe dio por terminada la protesta por propia voluntad, tras reconsiderar su actitud, según un portavoz del Ministerio de Justicia portugués.

'El solitario' tomó dos veces alimentos en la tarde de hoy e incluso repitió a la hora de la cena.

Jaime Jiménez está acusado de tres asesinatos y una treinta de atracos a bancos en España. Fue detenido el lunes cuando se disponía a dar otro golpe en la localidad de Figueira da Foz, en el norte de Portugal.

Traslado a otra cárcel 

Un juez de esa ciudad ordenó su prisión preventiva hasta que se le juzgue y las autoridades, que le consideran un delincuente muy peligroso, lo trasladaron desde la cárcel regional de Coimbra, donde pasó sus primeras 48 horas de detención, a la de Monsanto.

Nada más ingresar en el área de alta seguridad de esta prisión, situada en el principal parque natural de Lisboa, Jiménez Arbe se negó a comer en protesta por su traslado, según manifestaron a Efe fuentes de la Dirección General de Servicios Penitenciarios lusa.

Durante dos días 'El Solitario' rechazó las tres comidas diarias que le llevaban a la celda y las autoridades le tuvieron bajo vigilancia médica y sicológica.

El que era el delincuente más buscado de España, donde ahora se prepara la documentación para solicitar a Lisboa su entrega, está asilado en su celda, pero ha hablado por teléfono con familiares, tiene acceso a lecturas y se le permite dar paseos por un patio.

Ha sido asistido además por una especialista en reeducación de reclusos y por su abogada de oficio, Elisa Maia, que seguirá con el caso, según dijo a Efe, porque el acusado ha optado por no pedir un letrado particular.

Jiménez Arbe permanecerá en prisión preventiva hasta que se celebre su juicio en Portugal, que puede durar varios meses, o hasta que sea entregado a España.

Artículos relacionados