Los agentes del laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil han concluido que el etarra que abandonó un coche con explosivos en Ayamonte (Huelva) el 21 de junio, y el que dejó precipitadamente un taxi en Castellón el 19 de julio pasado son la misma persona, Ander Múgica Andonegi.

Las huellas de Múgica han aparecido tanto en el retrovisor del Ford Focus con los explosivos como en uno de los folios aparecidos dentro de la mochila que se dejó en el taxi, informaron fuentes próximas a la investigación.

Se han identificado las huellas del terrorista

En la mañana del 21 de junio, la Guardia Civil recibió una llamada alertando de la presencia de un coche sospechoso en una carretera próxima a Ayamonte, en dirección a Portugal. 

Según la versión de algunos testigos, un hombre había abandonado el turismo, tipo ranchera, cruzado la carretera por un puente y había sido recogido por otro coche que reemprendió la marcha en dirección al interior de Andalucía.

El análisis de Criminalística permitió identificar huellas tomadas del retrovisor como pertenecientes a Múgica Andonegui, de 24 años y natural de San Sebastián. Ander Múgica figura en la página web de la Policía como uno de los terroristas más buscados.

Fue detenido la víspera del día de Reyes de 2002 junto a otros cinco jóvenes acusados de formar un grupo de 'kale borroka' en Guipúzcoa. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo dejó en libertad a Ander Múgica con una fianza de 15.000 euros.

Temor a un atentado

Las Fuerzas de Seguridad creen que Múgica pudo recibir instrucciones para cometer algún atentado entre el abandono del coche de Ayamonte y la huida precipitada en Castellón.

Se investiga si el joven se dirigía a cometer algún atentado

Ahora, los Servicios de Información investigan si el joven terrorista se dirigía a cometer algún atentado cuando se perdió su pista el pasado 18 de julio o si regresaba a Francia eludiendo la acción policial.

El pasado miércoles, la Comandancia de Castellón distribuyó una nota interna en la que pide a los agentes de la provincia que extremen las medidas de autoprotección después del hallazgo en el taxi de dispositivos antimovimiento utilizados para la fabricación de bombas-lapa y "trampas-bomba"

En la mochila que dejó en el taxi había una fiambrera de color blanco con seis detonadores y dos temporizadores del tipo lapa, preparados con ampolla de mercurio.

Además, se localizó una una bolsa con cordón detonante y otra bolsa de plástico con un polvo blanco que podría ser pentrita. Se investiga si ese material procede del coche de Ayamonte o si Ander Múgica lo recogió posteriormente.