Banco Sabadell
Sede del Banco Sabadell. EFE

El Tercer Sector necesita 770 viviendas sociales antes de dos años para poder atender a los colectivos más vulnerables, mientras que las entidades financieras disponen de 45.000 pisos vacíos, según el registro de la Generalitat de septiembre de 2015.

Lo ha explicado el presidente de la Taula del Tercer Sector Social a Catalunya, Oriol Illa, este martes en la presentación del informe 'La contribución del Tercer Sector al alquiler social', en el que 129 entidades de 20 federaciones han apelado a las entidades financieras para que colaboren vendiendo o cediendo viviendas.

El informe recalca que muchas viviendas han perdido valor, por lo que es "una gran ocasión para destinarlos a personas en situación de emergencia", y también hace una llamada a propietarios particulares que disponen de pisos vacíos para que los cedan a la Fundació Hàbitat3, impulsada por la Taula del Tercer Sector --que representa 3.000 entidades--.

Mejora la cooperación entre el sector público y las entidades sociales

Muchas viviendas han perdido valor, por lo que es "una gran ocasión para destinarlos a personas en situación de emergencia"

Un total de 7.067 personas viven en las 1.522 viviendas que gestionan en Catalunya las entidades sociales, según el estudio, que ha realizado una encuesta entre 129 entidades para conocer esta realidad y ha elaborado un retrato que "ayuda a crear base de diálogo con las administraciones, las entidades financieras y la sociedad", ha observado la presidenta de Hàbitat3, Carme Trilla.

El 43% de los pisos están en la ciudad de Barcelona y un 12% en su área metropolitana --que acumula también el 53% de la demanda de este tipo de alquiler--, mientras que Girona tiene el 20%, y el 25% restante se distribuye por Catalunya. El 31% de residencias se alquilan en el mercado privado, el 25% son de cesión privada, el 18% de cesión pública y el 17% son propiedad de las entidades sociales; sobre las tipologías, el 46% son de uso familiar, el 33% compartidos y el 21% unipersonales.

En el debate posterior, el presidente del Fòrum Salut Mental, Enric Arqués, ha destacado que la cooperación entre el sector público y las entidades sociales ha mejorado mucho, con una política más concienciada que ha permitido mostrar una demanda creciente de colectivos excluidos: "Estamos en el buen camino, pero la materia prima de pisos asequibles aún es muy limitada".

El director de Hàbitat3, Xavier Mauri, ha criticado que, a pesar de las normativas y la mayor presión social y pública, no se han conseguido cambios y "las entidades financieras no están cediendo pisos", por lo que ha situado Catalunya a la cola del alquiler social en Europa.

Presión a los bancos para que asuman su responsabilidad social

"Lo óptimo sería que hubiera voluntad de colaborar y responsabilidad social, entendiendo que las entidades financieras han recibido mucho de la sociedad, y los que se piden son pisos que no valen mucho", ha valorado Mauri, que ha lamentado que no sólo no colaboran, sino que traspasan problemáticas cediendo pisos que están ocupados.

Los bancos no sólo no colaboran, sino que traspasan problemáticas cediendo pisos ocupados.

Arqués ha coincidido con la responsabilidad que deberían tener los bancos, en respuesta a las ayudas que han recibido, y ha apostado por más presión y sanciones en caso de que el diálogo no funcione, porque "se pide muy poco", en referencia a que hacen falta 770 pisos de 45.000 que hay vacíos.

En el informe, las entidades han llamado a la población a que aporte pisos vacíos para el alquiler social, sobre lo que la técnica de la fundación Arrels Marta Olaria ha observado que existe mucho desconocimiento y recelo sobre estos colectivos, el trabajo de acompañamiento de las entidades y las garantías que ofrecen este tipo de alquileres para el propietario.

El director de Hàbitat3 ha añadido que el precio del alquiler en Barcelona está subiendo, cerca de un 20%, lo que complica aún más la situación de colectivos que no pueden afrontar el precio de mercado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.