Murcia sacrifica entre 8 y 9 perros abandonados al día
En época estival aumenta el abandono de perros.
En época estival aumenta el abandono de perros. Muchos acaban en la perrera y, a los pocos días, si no encuentran otro dueño que los acoja en su hogar, acaban sacrificados en la perrera municipal de Murcia. Es lo que les ha pasado a 1.571 canes en los seis primeros meses del año; es decir, unos ocho al día de media.

La mayoría de los animales que se sacrifican suelen ser mayores de cuatro años. Con los cachorros tienen más compasión porque son más fáciles de adoptar, según fuentes del centro municipal de Zoonosis. Si el veterinario municipal cree que no puede ser adoptado, en 72 horas lo sacrifican.

Durante 2006 mataron a  2.550 perros y 724 gatos. En 2005 fueron 2.229 y 653.

Cachorros adoptados

Sin embargo, en los primeros seis meses del año 302 perros han tenido más suerte y han encontrado dueño. En 2006 fueron 563. Los gatos que han encontrado un hogar en lo que va de año han sido 23. El año pasado fueron 41.

Los operarios de la perrera hacen batidas para capturar a los perros callejeros. Aquellos que decidan deshacerse de su mascota, antes de dejarla en la calle, pueden llamar a la perrera (tel. 968 297 578) e irán a recogerla a su domicilio, ya que, por otra parte, abandonar a un animal puede conllevar una multa de hasta 3.000 euros.

Para fomentar la adopción de perros, el Ayuntamiento de Murcia, además de darlos gratis, los entrega vacunados, desparasitados e identificados con microchip. A los adoptantes mayores de 65 años les dan, además, un bono de comida para dos meses.

Dinos

... qué te parece

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20murcia@20minutos.es correo l Avda. Primo de Rivera, 1; 30008 Murcia. o en www.20minutos.es

Ayuda de 27.000 € a Proaniplant

El Ayuntamiento de Murcia prorrogará el convenio de colaboración con la Sociedad Protectora de Animales (Proaniplant), en Sangonera. Por lo que les darán 27.000 euros, aunque no dejen entrar a sus instalaciones para elegir a los animales, como comprobó 20 minutos.

La adopción lo libró de la muerte

Rosa García. Maestra jubilada

«Llegó aterrado, pero ahora es feliz»

«A mi perro lo encontró una repartidora de 20 minutos. Lo vi y decidí adoptarlo. Aunque no quería más perros, no me pude resistir. Se llamaba Boby, pero le cambié su nombre por Silver. Me da mucho cariño, todo desinteresadamente. Llegó desnutrido y sucio, pero ahora es feliz».