La ternura con la que dos hermanos se cogen de la mano es una imagen habitual en cualquier parte, pero se convierte en viral si se trata de dos pequeños bebés prematuros que tumbados piel con piel sobre su padre se buscan y agarran por primera vez.

Esto sucedió con los pequeños Kristian y Kristiana, hijos de Anthea Jackson-Rushford, de Melbourne, en Australia, que ha subido a las redes sociales el momento en el que sus gemelos, que nacieron once semanas antes de tiempo, se dan la mano sobre el pecho de su padre.

El tierno hecho, que luego se repitió cuando ella sostuvo a los bebés, sorprendió a Anthea, que exclamó "le está dando la mano ¿Cómo es eso posible? ¿Es simplemente increíble?".

El marido responde: "es como si le estuviera buscando, noto sus deditos arriba y abajo". El vídeo, junto a otros subidos después en los que se repite el fenómeno, han conseguido decenas de miles de reproducciones en pocas horas.

Uno de los reflejos temporales que tienen los recién nacidos es el de presión palmar, por el que tienden a aferrarse a todo lo que encuentran, que se percibe con frecuencia al ofrecerles un dedo y que desaparece en torno a los seis meses.

No son los únicos reflejos de los recién nacidos, están también por ejemplo el de búsqueda (si se presiona cerca de la boca del bebé, desplaza la cabeza hacia el lado donde nota la presión hasta los dos meses), de prensión plantar (cierra los dedos del pie cuando se estimula su planta, desaparece a los 9 meses), el de brazos en cruz  o Moro (cuando el bebé oye un golpe fuerte o experimenta un inesperado cambio de posición, separa bruscamente los brazos, para después ponerlos sobre su pecho, desaparece a los 6 meses) o el de Babinski  (si se le roza el empeine exterior de la planta del pie, de abajo hacia arriba, se abren los dedos del pie en abanico, hasta el año).