La sangre de Pantaleón se licua... ¿milagro?
Los fieles comprueban cómo la sangre de San Pantaleón pasa del estado sólido al líquido.
El Monasterio de la Encarnación abrió ayer tarde sus puertas para recibir a los primeros fieles que comprobaron cómo la sangre de San Pantaleón, solificada durante todo el año, empieza a licuarse, según informaron fuentes de Patrimonio Nacional.
La sangre permanece licuada hasta la tarde de hoy, día del martirio del Santo, en que comienza a solidificarse de nuevo

La sangre permanece sólida durante todo el año y en la víspera de la fiesta, desde que la reliquia está en el Monasterio (comienzos del siglo XVII), se puede observar cómo se va diluyendo lentamente y pasa de un color opaco a uno más transparente. Si se inclina la ampolla, el líquido se va acomodando a la forma del recipiente que la contiene. Así permanece hasta la tarde de hoy, día del martirio y muerte del Santo, en que comienza a solidificarse de nuevo.

El monasterio abrirá hoy de 8:00 a 14:00 horas y de 15:00 a 22:00 horas para que los miles de creyentes puedan comprobar in situ el milagro.

En pocas ocasiones no se licua

En muy pocas ocasiones la sangre no se licua al llegar al día 27, de hecho, el capellán del Monasterio, que oficiará hoy tres misas en honor al Santo, asegura que desde que lleva en la parroquia nunca ha ocurrido. Si no lo hiciese, hay una leyenda que lo considera como un mal augurio, como sucedió durante la Primera Guerra Mundial o al comienzo de la Guerra Civil, cuando la sangre permaneció sólida.

Si continúa sólida es mal presagio, como ocurrió al comienzo de la Primera Guerra Mundial y de la Guerra Civil
San Pantaleón nació en Nicomedia, en Asia Menor, en el siglo III de nuestra era. Estudió Medicina y llegó a ser doctor en la corte del emperador Maximiano. Se sintió atraído por el ejemplo y la doctrina del presbítero Hermolao, y se convirtió al cristianismo. A la muerte de su padre, tras distribuir sus bienes entre los pobres, se dedicó a ejercer la Medicina gratuitamente, lo que suscitó la envidia y el resentimiento de otros colegas que lo denunciaron por ser cristiano. El emperador Maximiano le pidió que renegara de la fe cristiana, a lo que Pantaleón se negó, por lo que fue decapitado el 27 de julio del año 305.