Un conductor que circulaba por las calles de la localidad de Hidden Hills, a las afueras de Los Ángeles perdió el control a causa de la lluvia y se estrelló, cayendo por un pequeño terraplén y volcando su vehículo. Esto sucedió delante de la casa del actor, cómico y cantante Jamie Foxx, por suerte para el accidentado, que quedó atrapado seminconsciente en un coche en llamas. Foxx salió de su casa y sin dudarlo auxilió al hombre, arrastrándolo fuera del vehículo, que estaba ardiendo y que temía que estallara.

Además, usó unas tijeras para cortar el cinturón de seguridad y sacó a la víctima por la ventanilla, moviéndolo después hasta una distancia prudencial.

Los servicios de emergencia trasladaron después al conductor al hospital con heridas graves, incluidas quemaduras producidas por el incendio del vehículo, que tuvo que ser apagado por los bomberos.

El oscarizado actor relató después que oyó el accidente desde su casa y también a alguien gritando, por lo que salió a ver qué había ocurrido. Al comprobar la situación, llamó al 911 (teléfono de emergencias en EE UU) y auxilió al conductor.