Protesta por Can Vies
Protestas por el precinto de Can Vies. ATLAS

La consellera de la Presidencia de la Generalitat catalana, Neus Munté, ha asegurado hoy que el Govern no se retirará del proceso judicial abierto contra activistas a raíz de los incidentes por el desalojo del centro social de Can Vies, en el barrio de Sants de Barcelona, en mayo de 2014.

Munté asegura que se traspasaron las "líneas rojas" que el Govern considera que no se deben franquear para poder apartarse del proceso

Ayer, Munté garantizó la "predisposición" del Govern a retirarse de siete procesos judiciales contra activistas, fruto del pacto de investidura entre Junts pel Sí y la CUP, si bien hoy ha matizado que "no hay ningún pacto", sino que "hace meses" que la Generalitat ya viene analizando su papel en este tipo de casos.

Después de que los sindicatos de los Mossos d'Esquadra advirtieran ayer de que si el Govern se retira de procesos judiciales contra activistas traspasará una línea roja por haber "cedido a un chantaje político" con la policía como moneda de cambio, Munté ha querido lanzar un "mensaje de tranquilidad" a los agentes.

Munté ha indicado que en el caso de Can Vies "no habrá retirada", ya que se traspasaron las "líneas rojas" que el Govern considera que no se deben franquear para poder apartarse del proceso. Según la consellera, en los últimos meses, antes de las negociaciones con la CUP, desde la Conselleria de Interior ya se estaba analizando qué criterios debía seguir la Generalitat en relación con su personación en determinados procesos.

El criterio que se ha venido siguiendo en los últimos meses, ha añadido, es que "la administración no debe comparecer como acusación particular exceptuando dos supuestos: si hay lesión de los empleados públicos o si hay una lesión de bienes públicos".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.